escarpín

(redireccionado de escarpines)

escarpín

(Del ital. scarpino < scarpa, zapato.)
1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Zapato ligero y flexible, de una suela y una sola costura.
2. INDUMENTARIA Y MODA Calzado interior de abrigo que se pone encima de la media o el calcetín. patuco

escarpín

 
m. Zapato de una suela y de una costura.
Calzado interior que, para abrigo del pie, se coloca encima de la media o calcetín.
Traducciones

escarpín

pump

escarpín

SM
1. (= zapato) → pump; (= zapatilla) → slipper
2. (= calcetín) (de sobra) → extra sock, outer sock; [de niña] → ankle sock, anklet (EEUU)
Ejemplos ?
La escafandra autónoma es indispensable para la respiración subacuática pero la práctica del buceo requiere también el uso de otros elementos importantes, como por ejemplo la máscara, las aletas, los escarpines, el traje, el chaleco estabilizador o jacket y el cinturón de lastre.
En Pirineos y otras zonas montañosas del Norte y la Meseta Central española, se continúan utilizando diversos tipos de escarpines, como complemento para los zuecos, las albarca y el calzado de goma.
Para ponerlas con escarpines se amoldan más al pie, y con zapatillas quedan más holgadas. Cuando alguna vez se calzan sólo con calcetines, para ajustar la albarca se rellenaba ésta con hierba o con hojas secas del maíz.
Por su parte, Calderón de la Barca explicaba en su comedia Antes que todo es mi dama, que «primero se ponían los escarpines encima de las calcetas y después las medias».
¿Qué moreno no tiene, entre nosotros, algo de blanco? ¿Qué pobre diablo no tiene jaquet, tarro, escarpines, expectativas fundadas y guantes con venas negras?
La ciudad linda, de guirnalda al talle, el bronce amado y verdugo triste y el silencio del hombre de la calle. Y tus manos de bruja artesanía en el punto cabal de la chaqueta y en escarpines de juguetería.
Y allá estarás, en el taller beato, para vestir de blancos faldellines a mi angelito negro y mulato, para llenar de azules escarpines, tejidos con celajes de destellos, la canastilla de los serafines.
I – QUIERE usted verlo –me había dicho mi amigo De Jacquels–, sea, consiga un dominó y un antifaz, un dominó elegante, de satén negro, cálcese unos escarpines, y, por esta vez, medias de seda negra también, y espéreme en su casa el martes hacia las diez y media; iré a buscarle.
Y es lo bueno que, si alguien le daba matraca sobre el asunto, respondía moviendo la cabeza (pues era, aunque tan infeliz, unas miajas terco y tozudo): -Pues si me debe los escarpines peor para él.
Al fin, y por consecuencia del cataclismo de 1746, en que se fue a pique la nave en que él servía, tuvo que establecerse en Lima, donde se ocupó en oficios mecánicos, en lo que según él mismo cuenta era muy hábil; pues llegó a hacer de una pieza guantes, bonetes de clérigo y escarpines de vicuña, con la circunstancia de que el paño más fino no alcanza a la delicadeza de mis obras, que en varias artes entro y salgo con la misma destreza que si las hubiera aprendido por reglas; pero desgraciadamente las medras las he gastado sin medrar.
No, señor; tengo ya llenas las medidas; y volviendo a la "Carta", mire usted un asunto tan bonito, si podía haber criticado al señor diarista el no pasar la vista por los anuncios que le dan, para redactarlos de modo que no hagan reír, como cuando nos dice que se venden "zapatos para muchachos rusos", "pantalones para hombres lisos", "escarpines de mujer de cabra" y "elásticas de hombre de algodón".
Llevaba un traje de raso gris con amplias mangas abullonadas, damasquinadas de plata, y un rígido corpiño cruzado por hilos de perlas finas. Al caminar, dos pequeños escarpines, con moñitos de cinta carmesí, se le asomaban debajo de la falda.