escarmiento


También se encuentra en: Sinónimos.

escarmiento

1. s. m. Castigo duro o ejemplar le dio un buen escarmiento. correctivo, penalización
2. Lección, aviso o advertencia que invita a rectificar a una persona para no incidir en un error el pésimo resultado le servirá de escarmiento. correctivo

escarmiento

 
m. Desengaño y aviso que hace que uno escarmiente.
Castigo, multa, pena.

escarmiento

(eskaɾ'mjento)
sustantivo masculino
1. enseñanza o experiencia que se extrae de los errores o faltas El error le servirá de escarmiento para no volver a cometerlo.
2. recompensa pena que se impone como corrección No irás a bailar como escarmiento.
Sinónimos

escarmiento

sustantivo masculino
Traducciones

escarmiento

penalty, punishment

escarmiento

castigo, punizione

escarmiento

SM (= castigo) → punishment; (= aviso) → lesson, warning
que esto te sirva de escarmientolet this be a lesson o warning to you
para escarmiento de los malhechoresas a lesson o warning to wrongdoers
Ejemplos ?
Francisco de Quevedo Villegas, caballero de la Orden de Santiago; y reconozco en él muy útiles advertimientos políticos para ejemplo y escarmiento, tanto que se conoce en ellos más intención de aprovechar a otros que ambición de alabanza propia.
Aplauso debido a tan grande y singular escritor, en cuya historia es eficaz el ejemplo, y verdadero el escarmiento provechoso y la sentencia viva y elegante.
Ordénalo Dios así, porque si los temerarios no fueran incrédulos, difícilmente los hallara el castigo; mas, como nacen para escarmiento, sólo dan crédito a la soberbia, que, presumida, les aparta el remedio de las dudas.
Discurso ¿A quién no será escándalo que tuviese más cortés caridad con el príncipe el pueblo que el Senado? ¿A qué príncipe no será amenaza este ejemplo, si no le fuere escarmiento?
Pasemos á la última, que se dio en 10 de Abril de 1815; empezando por copiar del listín estas fáciles seguidillas: Cantoral y Corujo llevan á emi eño hacer hoy con los toros un escarmiento; lo que no es chanza, porque estos caballeros' son de palabra.
Así retengo por más sabio jüicio que de un merlón colgado sea en peso, porque, hecho este notable mandamiento, le sirva a todo infame de escarmiento.» Fue en confirmar cuanto Martán decía, sin previo aviso de él, su amante presta.
Y tú, siempre trágica y castigada maldad, aborto del infierno, parto de la mentira, mérito de condenación, desperdicio del alma, logrero de castigos, inducidor de discordia, cuya vida es más muerte, cuya duración es peor fin, descúbrete de manera en esta historia, que, leída, dé el escarmiento; al paso que te sobraren letores, te falten secuaces; que el intento ha sido, en los sucesos que no pude emendarte para el remedio, descubrirte para el ejemplo.
Por fin, á los diez días de iniciada la causa la Sala del crimen, compuesta de los oidores Arredondo, Cerdán, Vélez, Cabeza y Rezabal, mandó poner en libertad á los muchachos, y expidió el fallo que sigue: "Vistos estos autos, y haciendo justicia, condenaron al mes»tizo Francisco de la Cruz, natural de Concepción de Chile, »en un mes de presidio al del Callao, para que sirva a su Majestad en sus reales obras, á ración y sin sueldo, y se le apercibe muy seriamente que, en caso de que reincida en los alborotos por los que ha sido encausado, se le castigará »con el mayor rigor para su escarmiento.— Lima, y Noviembre 20 de 1783.— Cinco rubricas.— Egúsquiza ".
Andaba el celoso rey Sin que le bastaran ojos, Guardas doblando y cerrojos Y amagando con la ley, Resuelto á no perdonar A quien despreció su amor, Aunque otra mancha mayor Hubiera de resultar. Y juraba en su coraje Que á hallar falta en la doncella Habia de hacer en ella Grave escarmiento y ultraje.
Porque, además, había que poner fin definitivamente en nuestra patria con un escarmiento ejemplar, había que arrancar de raíz el criminal, el delincuente y el esbirro; había que arrancarlos de raíz en nuestra patria, porque sencillamente existía esbirro porque nunca le había pasado nada al esbirro; pero como ahora no va a quedar esbirro con cabeza, se van a acabar los esbirros (APLAUSOS).
A mil gentes que agraviadas tenéis con vuestra porfía dexaréis en aquel día alegres y bien vengadas. Y por mil partes volando, publicando el amor irá este cuento, para aviso y escarmiento de quien huye de su bando.
Al regresar a casa creyó descubrir que le habían seguido; sólo entonces pensó que alguien del hotel de la reina Margarita, ante el cual había pasado la otra mañana y esta misma tarde, podría haberle reconocido; y aunque en aquella época las leyes del duelo no eran aplicadas con rigor, consideró que bien podían juzgar conveniente ahorcar a un pobre mercader como escarmiento de los cortesanos a quienes en aquel tiempo no se osaba atacar, como más tarde se haría.