escarlata

(redireccionado de escarlatas)
También se encuentra en: Sinónimos.

escarlata

(Del ár. hispánico iskirlata < ár. siqillat, tela de seda brochada de oro.)
1. adj / s. f. Se aplica al color que es rojo intenso, entre el carmín y el bermellón las paredes estaban recubiertas de ricas telas rojo escarlata. carmín
2. s. f. TEXTIL Tela de este color.
3. MEDICINA Escarlatina, enfermedad infecciosa.

escarlata

 
adj.-f. Díc. del color carmesí fino, menos subido que el de la grana.
adj. De color escarlata.
f. Tela de escarlata.
Grana fina.

escarlata

(eskaɾ'lata)
abreviación
que tiene color rojo muy fuerte cielo escarlata

escarlata


sustantivo masculino
color rojo muy fuerte Qué bien le sienta el escarlata a tus labios.
Sinónimos

escarlata

sustantivo femenino
1 escarlatina (enfermedad).
2 arrebol.
Se refiere al color carmesí fino.

escarlata:

rojograna,
Traducciones

escarlata

scarlet

escarlata

écarlate

escarlata

scarlatto

escarlata

šarlatový

escarlata

skarlagensrød

escarlata

scharlachrot

escarlata

άλικος

escarlata

kirkkaanpunainen

escarlata

grimizan

escarlata

深紅色の

escarlata

주홍의

escarlata

scharlaken

escarlata

purpurrød

escarlata

szkarłatny

escarlata

escarlate

escarlata

алый

escarlata

scharlakansröd

escarlata

สีแดงสด

escarlata

đỏ tươi

escarlata

猩红的

escarlata

A. ADJ INVscarlet
B. SM (= color) → scarlet
C. SF
1. (= tela) → scarlet cloth
2. (Med) → scarlet fever
Ejemplos ?
La costa de la isla se alejaba; las cimas cobrizas del cráter de San Agustín y el pico de Rosa Gándara superponían sus moles triangulares en el horizonte; la bola de fuego del sol naufragaba en un mar ígneo de vellones escarlatas.
Con las piernas cruzadas sobre su esterilla, grave el talante y pensativa la mirada, Abdalá el Susi ve llegar los camellos agobiados bajo tremendas cargas con grandes manchones de alquitrán en su piel, para defenderlos de la sarna; pasan los cadíes de las tribus, en visita de ceremonial al Alto Comisionado, revestidos por magníficos albornoces escarlatas.
Algunas velas escarlatas se doblaban sobre la llanura de agua; los peces voladores trazaban vertiginosas curvas; la ciudad había quedado atrás; entraron en el camino que conducía a los arrozales.
Pasan las yuntas de bueyes y los rebaños de moruecos, y las cabras saltarinas, y las cargoneras del valle, y los campesinos de la vega, y los cadíes envueltos en sus magníficos albornoces escarlatas, con los bordes revestidos de una trencilla de oro, cantan los muecines a la hora eterna el pregón de la oración, y hace bailar el buñuelero sus buñuelos en la sartén, y Abdalá el Ladrón está allí, sentado sobre su polvorienta esterilla amarilla, repitiéndose por milésima vez.
Grandes nubes rojas circulaban frente a sus ojos; el hombre de Ceilán le parecía un gigante inclinado sobre él entre bloques de montañas escarlatas.
Las manchas escarlatas en el cuerpo, y sobre todo en el rostro de la víctima, eran el estigma de la peste que le apartaban de toda ayuda y compasión de sus congéneres.
Afuera ondulaban los caminos, iluminados por el sol, y el peso de los pájaros doblaban las ramas de los granados, consteladas de asteriscos escarlatas.
Erdosain miraba por los cuadriláteros formados por los hierros de la ventana, las manchas escarlatas en las copas verdes de los granados.
Los rosales vertían un perfume potentísimo, agudo, todo el espacio se poblaba de una fragancia roja, fresca como un caudal de agua. Moscardones de alas de cristal revoloteaban en torno de las manchas escarlatas de los granados.
El dorso de un arrecife es un disforme monstruo que le acecha a al distancia y la extremidad del remo se convierte en un diablillo que le hace burlescos visajes. Por todas partes seres extraños, con vestimentas azules o escarlatas, bailan infernales zarabandas.
La jauría, compuesta de un número infinito de perros, pasará frente a él, jadeante, con las bocas abiertas, aunque ningún aullido salga de sus fauces inflamadas. Los monteros de vestiduras escarlatas, con los ojos de fuego, embocando sus trompetas que no suenan.
A veces levantaba la cabeza; allá arriba, muy alto, se veía la cúpula de los árboles cuyo nombre ignoraba, pero cuyo tronco áspero o lustroso, de hojas gruesas o transparentes soportaba desde sus ramas en arco innumerables bejucos, manchados de estrellas escarlatas o de cálices blancos.