escapada


También se encuentra en: Sinónimos.

escapada

1. s. f. Acción de escapar o escaparse a toda prisa de un sitio procurando no ser visto su madre quiso ocultar su escapada, pero todos los presentes se dieron cuenta. espantada, fuga
2. Abandono momentáneo de las ocupaciones o del trabajo para divertirse o distraerse.
3. DEPORTES Fuga o distanciamiento de uno o más corredores del pelotón con el fin de lograr sobre éste una ventaja suficiente, en ciclismo.
4. en una escapada loc. adv. coloquial Con mucha rapidez o aprovechando un momento entre otras ocupaciones iré en una escapada a comprarte tabaco.

escapada

 
f. Acción de escapar.
Salir ocultamente.

escapada

(eska'paða)
sustantivo femenino
1. salida rápida y a escondidas de un lugar Se produjo una masiva escapada de la cárcel.
2. viaje que se hace en un espacio corto de tiempo libre hacer una escapada para las fiestas
con mucha rapidez ¿Nos tomamos un café en una escapada?
Sinónimos

escapada

sustantivo femenino

escapada:

altofuga, huida, escape, respiro, espantada, escapatoria, parada, evasión,
Traducciones

escapada

Eskapade

escapada

escapade, escape

escapada

Getaway

escapada

도주

escapada

Getaway

escapada

SF
1. (= huida) → escape, breakout
en una escapadain a spare moment
¿puedes comprarme tabaco en una escapada?have you got a spare moment to buy me some cigarettes?
2. (= viaje, salida) conseguí hacer una escapada rápida a BruselasI managed to get away to Brussels, I managed a quick getaway to Brussels
las escapadas nocturnas del heredero al tronothe heir to the throne's nocturnal jaunts
3. (Ciclismo) → breakaway
Ejemplos ?
En una escapada vi una carreta de bueyes que entraba al mercado; debajo del eje colgaba un cuero, como una bolsa ahuecada, amarrado de las cuatro puntas; dentro dormía un niño.
Fuimos introducidos, agasajados y pronto, al compás de la orquesta, limitada a una guitarra y un acordeón (los esfuerzos para obtener un órgano habían sido vanos), nos hundimos en un océano de valses, polkas y mazurcas, pues las damas se negaban a una segunda edición de la primera cuadrilla, que, a la verdad, había permitido al cojo Videla desplegar calidades coreográficas desconocidas, y que después supimos habían sido inspiradas por una representación de Orfeo con que se había regalado en una noche de escapada.
Mas, cuando después fue abierta la losa y supo el rey que libre era su amada (que todo la matrona se lo glosa) y cómo del peñón fue rescatada; gracias da al cielo, y ruega que su esposa, pues ya de su prisión hizo escapada, llegue donde con oro o armas pueda hacer que quien la tiene se la ceda.
El murmullo del rosario que rezaban las monjas en comunidad, llegaba hasta mí como un eco de aquellas almas humildes y felices que cuidaban a los enfermos cual a los rosales de su huerto, y amaban a Dios Nuestro Señor. Por la sombra del cielo iba la luna sola, lejana y blanca como una novicia escapada de su celda.
Quiero probar, pues no aprovecha espada, si el cuerno nos asiste en la escapada.» Como hace cuando en gran riesgo se halla, se lleva el cuerno mágico a la boca; y tiemblan tierra y cielo cuando estalla aquella horrible música no poca.
- V - El sombrero hasta las cejas, fiera y sombría la cara, atenazados los dientes y echada al hombro la capa, como una sombra fatídica de algún panteón escapada, por la escalera del Duque audaz Torrigiano avanza.
Convencido don Antonio Ita de que nunca había sido varón, terminó por espontanearse declarando su verdadero nombre de María Leocadia Álvarez y su condición de monja escapada, no por amoríos carnales, sino por espíritu aventurero, como doña Catalina de Erauzo.
y diez pesos en la mano, que yo corría a convertir en cigarros en la portería; aquí fue donde el padre Agüero pilló al alba a Adolfo Saldías, que volvía de una escapada y...
-añadí, en mi impaciencia de saber noticias de nuestros amigos-. Y ¿has estado mucho tiempo? -No -replicó-; no ha sido más que una escapada de unos ocho días. -¿Y cómo están todos allí?
nadie osó siquiera moverse, porque fue tan descubridora la inesperada presencia que hasta se avocaba a la cuarta dimensión de los disimulos y los efugios. Una sonrisa escapada desfogó ligeramente al inoportuno.
A estos gritos respondió en la cabaña, como un eco, un alarido terrible, pavoroso... Y Damián apareció en la puerta, con los cabellos erizados y la mirada estúpida, riendo como una furia escapada del infierno.
Adiós, adiós. Y salió escapada, y bajó la escalera dando brincos. No quiso él perseguirla ni detenerla, pero le gritó desde lo alto: -Muchacha, ten cuidado, no te vayas a caer.