errante

(redireccionado de errantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

errante

adj. Que va de un lugar a otro sin tener residencia o emplazamiento fijos o sin destino determinado desde que se divorció vive errante. vagabundo

errante

 
adj. Que anda de una parte a otra sin tener asiento fijo.

errante

(e'rante)
abreviación
que no tiene emplazamiento fijo un predicador errante
Sinónimos
Traducciones

errante

تجول

errante

скитащи

errante

放浪

errante

방황

errante

ADJ
1. (= ambulante) [trovador] → wandering; [reportero] → roving; [vida] → nomadic; [animal] → stray, lost
el judío errantethe wandering Jew
el holandés errantethe flying Dutchman
2. (= infiel) → errant
el marido errantethe errant husband

errante

, errático-a
a. wandering, deviating from the normal course;
exantema ______ rash;
neumonía ______ pneumonia.
Ejemplos ?
Mas brevemente olvidadas Sus aprensiones nocturnas Cayeron presa del sueño Que las memorias sepulta. La noche es mansa y tranquila Y aunque la atmósfera enturbian Algunas nubes errantes Raras estrellas la alumbran.
¡Fugitiva mariposa, que de esa luz engañosa en torno girando vas! ¡Plega tus alas errantes, y en tu inocencia dormida no pienses en otra vida que te doraron quizás!
Pobres desvalidos, errantes, su rumbo lo marcaba la suerte, su comida era preparada por la casualidad y su alojamiento por las exigencias de la estación: en las noches de estío, la pradera verde y el cielo azul; en las de invierno, la covacha obscura y el haz de ramas secas abrazándose en el fondo de un agujero irregular: contra el sol, la copa de los árboles; contra la lluvia, las salientes rezumosas de los peñascos.
Sí, sin duda, Cebes, y verosímil también que no son las almas de los buenos, sino las de los malos las que están obligadas a errar por esos lugares adonde las lleva la pena de su primera vida, que ha sido mala, y donde continuarán errantes hasta que por el amor que han tenido por esa masa corporal, que las sigue perennemente, penetren de nuevo en un cuerpo y vuelvan probablemente a las mismas costumbres que fueron la ocupación de su primera vida.
Eran los niños que salían cada noche de los limbos y que andan errantes sobre la tierra en espera de que algún cristiano quiera ser su padrino de bautismo, para que puedan entrar en el paraíso.
¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello al paso de los tristes y errantes soñadores? ¿Por qué tan silencioso de ser blanco y ser bello, tiránico a las aguas e impasible a las flores?
Hombres de Emilia y los del agro romano, ligures, hijos de la tierra del milagro partenopeo, hijos todos de Italia, sacra a las gentes, familia que sois descendientes de quienes vieron errantes a los olímpicos dioses de los antaños, amadores de danzas gozosas y flores purpúreas y del divino don de la sangre del vino; hallasteis un nuevo hechizo, hallasteis otras estrellas, encontrasteis prados en donde se siembra, espiga y barbecha, se canta en la fiesta del grano y hay un gran sol soberano, como el de Italia y de Jonia que en oro el terruño convierte: el enemigo de la muerte sus urnas vitales vierte en el seno de la colonia.
En el sucio carro donde se hacinan mustios o gruñidores los perros errantes, famélicos, extenuados de hambre y de calor, fue lanzada una perrita inglesa, de la raza más pura; una galga de ese gris que afrenta al raso, toda reflejos la piel, una monería; estrecho el hocico, delicadas como cañas las patitas, y ciñendo el pescuezo flexible un collarín original: imitado en esmalte blanco sobre oro un cuello de camisa planchado con las dos pajaritas dobladas graciosamente, y una minúscula corbata azul, cuyo lazo sujetaba un cuquísimo imperdible de rubíes calibrés; todo ello en miniatura, lo más gentil del mundo.
He dicho la población que se calcula por datos más o menos exactos, que mil circunstancias hacen fallidos sin que sea fácil remediar esta inexactitud, porque los más de los moradores tienen habitaciones campestres y muchas veces errantes, siendo labradores, pastores, nómades, perdidos en medio de los espesos e inmensos bosques, llanuras solitarias y aisladas entre lagos y ríos caudalosos.
La edad de piedra fue al empezar a vivir, que los hombres andaban errantes huyendo de los animales, y vivían hoy acá y mañana allá, y no sabían que eran buenos de comer los frutos de la tierra.
Creo que tendremos que volver atrás, yendo otra vez errantes, si escapamos de la muerte; pues si no, la guerra y la peste unidas acabarán con los aqueos.
He encontrado en medio de la campiña desolada, entre los escombros de un mundo que fue, tumbas cuyo mármol, moldeado por el cincel del artista, eterniza el pensamiento de los que vivieron y sufrieron cuando nosotros y cien generaciones anteriores a nosotros éramos inciertas larvas en la penumbra del amanecer de futuros siglos, y las moléculas de nuestros cuerpos vagaban errantes y dispersas en las entrañas de la eterna madre...