errante


También se encuentra en: Sinónimos.

errante

adj. Que va de un lugar a otro sin tener residencia o emplazamiento fijos o sin destino determinado desde que se divorció vive errante. vagabundo

errante

 
adj. Que anda de una parte a otra sin tener asiento fijo.

errante

(e'rante)
abreviación
que no tiene emplazamiento fijo un predicador errante
Sinónimos
Traducciones

errante

تجول

errante

скитащи

errante

放浪

errante

방황

errante

ADJ
1. (= ambulante) [trovador] → wandering; [reportero] → roving; [vida] → nomadic; [animal] → stray, lost
el judío errantethe wandering Jew
el holandés errantethe flying Dutchman
2. (= infiel) → errant
el marido errantethe errant husband

errante

, errático-a
a. wandering, deviating from the normal course;
exantema ______ rash;
neumonía ______ pneumonia.
Ejemplos ?
Cuando, pues, un mortal divino lleva en su alma desde la infancia el germen de estas virtudes y llegado a la madurez de la edad desea engendrar y producir, va errante de un lado a otro buscando la belleza en la cual podrá engendrar, porque jamás podría en la fealdad.
De mí puedo decirte que no hace todavía tres que frecuento a Sócrates y que me dedico a estudiar diariamente sus palabras y todas sus acciones. Antes de este tiempo iba errante de un sitio a otro y creyendo llevar una vida razonable era el más desgraciado de los hombres.
25 Por lo cual, vamos, aquí tu entrada haz y sigue abandonando las aonias grutas de la tespia roca, por sobre las cuales la ninfa irriga, refrescándolos, Aganipe, 30 y a su casa a la dueña llama, de su esposo nuevo deseosa, su mente con el amor atando, como la tenaz hiedra aquí y allá su árbol estrecha, errante.
(7) Yo soy el Trovador que vaga errante, Si son de vuestro parque estos linderos No me dejeis pasar, mandad que cante; Que yo sé de los bravos caballeros La dama ingrata, y la cautiva amante, La cita oculta y los combates fieros Con que á cabo llevaron sus empresas Por hermosas esclavas y princesas.
Será cosa superflua querer hacer ahora demostración de que esta grande obra del mundo no puede estar sin alguna guarda, y que el curso y discurso cierto de las estrellas no es de movimiento casual; por lo que mueve el caso a cada paso se turba, y con facilidad choca; y al contrario, esta nunca ofendida velocidad camina obligada por imperio de eterna ley, y la que trae tanta variedad de cosas en la mar y en la tierra, y tantas clarísimas lumbreras, que con determinada disposición alumbran, no pueden moverse por orden de materia errante...
Ya es una Náyade errante, ya una Venus hechicera, ya la Aurora fugitiva flores derramando y perlas, ya el Iris tornasolado y ya la Fortuna inquieta.
Oh, cama que, de todos lecho con el cándido pie; los que para tu amo vienen, cuán grandes goces, que en la errante 110 noche, que en el medio del día él goce.
Estas máculas, mi querido Cebes, son una pesada envolvente terrestre y visible, y el alma cargada de este peso es arrastrada todavía por él hacia este mundo visible, por el temor que a ella le inspira el mundo invisible, o sea, el infierno, y va errante, como se dice, a los lugares de sepulturas, vagando alrededor de las tumbas, donde se han visto fantasmas tenebrosos, como son los espectros de estas almas, que no han salido del cuerpo purificadas del todo, sino conservando algo de esta materia visible que todavía las hace visibles.
Por una parte, me considera menospreciado y por otra admiraba su carácter, su temperancia y la fortaleza de su alma, y me parecía imposible encontrar un hombre que le igualara en sabiduría y en dominio sobre sí mismo; de manera que no podía enfadarme ni pasar sin su compañía y tampoco veía la forma de ganármela, porque sabía muy bien que era mucho más invulnerable al dinero que Ayax al hierro y que el único atractivo al que le creía sensible no había podido nada contra él. Más servil a este hombre que ningún esclavo puede serlo a su amo, fui errante de un lado a otro sin saber qué partido tomar.
63 Sobre los altos mares llevado Atis en rápida balsa, cuando el frigio bosque con su pie, por el deseo excitado, tocó y se acercó a los opacos, de espesuras coronados lugares de la diosa, aguijado allí por enfurecedora rabia, errante él en sus ánimos...
que no avezada al fingimiento, trémula fué, y el rostro macilento, a dar en un sillón lánguidamente; y en su errante mirada veíase en verdad su afán interno y su pavura al crimen retratada.
Y a través de las rejas a su Genaro enviaba Valentina sus amorosas quejas, en alas de la errante golondrina que colgaba su nido en el hueco roído de unas paredes viejas; teniendo en su prisión por compañeros los pájaros del aire y el rumor de los céfiros ligeros.