errabundo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con errabundo: sedentario, errante

errabundo, a

(Del lat. errabundus.)
adj. Errante, que va de un lugar a otro sin tener residencia fija ya es hora de que termines con tu errabundo ir y venir. vagabundo

errabundo, -da

 
adj. Errante, sin dirección fija.
Sinónimos

errabundo

, errabunda
adjetivo
Traducciones

errabundo

vagabond

errabundo

errabondo

errabundo

ADJwandering, roving
Ejemplos ?
Su espíritu errabundo, lleno de pasión y de nostalgia, formó parte esencial de su obra, signada además por la angustia y la sensualidad.
Obras completas. Bilbao, 1920. Parábolas, 1920. Fábulas del errabundo, 1935. Zugazagoitia, Julián. Una vida humilde: Tomás Meabe.
Porta la lanza de Tlanxla y la mano de los dioses. NAKAI EL ERRABUNDO: Nakai es un kroxigor del primer desove, tan antiguo que data de cuando los ancestrales seguían vivos.
«Las aventuras de Tom Bombadil» («The Adventures of Tom Bombadil») «El paseo en bote de Tom Bombadil» («Bombadil Goes Boating») «Errabundo» («Errantry») «La princesa Mee» («Princess Mee») «Al Hombre de la Luna se le hizo un rato tarde» («The Man in the Moon Stayed up Too Late») «El Hombre de la Luna descendió con premura» («The Man in the Moon Came down Too Soon») «El troll de piedra» («The Stone Troll») «Perry Guiños» («Perry-the-Winkle») «Maulladores» («The Mewlips») «Olifante» («Oliphaunt») «Fastitocalón» («Fastitocalon») «Gato» («Cat») «La novia-sombra» («Shadow-bride») «El tesoro» («The Hoard») «La campana de mar» («The Sea-bell») «El último navío» («The Last Ship») La publicación en español de Las aventuras...
Los críticos han planteado numerosas obras como posibles influencias sobre la novela de Wilde, como William Wilson y El retrato oval de Edgar Allan Poe, Melmoth el errabundo de Charles Maturin y El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde de Robert Louis Stevenson, entre otros; se incluye entre estas influencias La piel de zapa porque su trama prefigura el argumento desarrollado por Wilde.
Escribieron novelas góticas con relatos de fantasmas Horace Walpole (El castillo de Otranto, 1764), Matthew G. Lewis (El monje, 1794) y Charles Maturin (Melmoth el errabundo).
Posteriormente, Heinrich Heine y Jean d'Ormesson escribieron novelas sobre la leyenda. Stefan Heym escribió Ahasver y Charles Maturin se inspiró en él para el protagonista de la novela Melmoth el Errabundo.
Jamás hubo valiente que osara interrogarla y todos convinieron en que se trataba de un fantasma errabundo que penaba por un desdichado amor, bifurcando en mil historias los motivos de esta aparición que se trasladó a la época colonial.
Lewis (Valdemar, 1994) Cuentos de invierno, de Isak Dinesen (RBA, 1994) Melmoth, el errabundo, de Charles Robert Maturin (Valdemar, 1996) Jude el oscuro, de Thomas Hardy (Alba, 1996) Mansfield Park, de Jane Austen (Alba, 1996) De ratones y hombres, de John Steinbeck (Vicens-Vives, 1996) Drácula, de Bram Stoker (Ediciones B, 1997) Corazones perdidos: cuentos completos de fantasmas, de M.
Durante su estadía en este país publica el libro Tres Poemas en el que incluye Fantasía de verso modernista, Primavera que por su ligereza verbal, denota la influencia de Rubén Darío y Ante el Mar su poema cumbre donde compara el movimiento de las olas marinas con su destino errabundo.
El primer autor irlandés que contribuye al género es Charles Maturin que publica Melmoth el errabundo (1820) con influencias de Goethe y Byron.
Como el Céfiro agita y se lleva en furioso torbellino las nubes que el veloz Noto reuniera y gruesas olas se levantan y la espuma llega a lo alto por el soplo del errabundo viento; de esta manera caían ante Héctor muchas cabezas de hombres plebeyos.