erizar

(redireccionado de eriza)
También se encuentra en: Sinónimos.

erizar

1. v. tr. y prnl. Poner una cosa rígida y tiesa se me ha erizado el vello con este frío.
2. v. tr. Realizar con dificultades e inconvenientes una cosa, complicar. dificultar
3. v. prnl. Sentir temor o inquietud Jorge se eriza cuando el profesor se enfada con él. inquietarse
NOTA: Se conjuga como: cazar

erizar

 
tr.-prnl. Levantar, poner rígida y tiesa [una cosa] como las púas del erizo.
fig.Llenar o estar llena [una cosa] de asperezas.

erizar

(eɾi'θaɾ)
verbo transitivo
1. poner rígida y tensa una cosa El frío le erizó la piel.
2. turbar la tranquilidad de una persona erizar los nervios
3. llenar un proceso o actividad de obstáculos El mal tiempo erizó el trayecto de problemas.

erizar


Participio Pasado: erizado
Gerundio: erizando

Presente Indicativo
yo erizo
tú erizas
Ud./él/ella eriza
nosotros, -as erizamos
vosotros, -as erizáis
Uds./ellos/ellas erizan
Imperfecto
yo erizaba
tú erizabas
Ud./él/ella erizaba
nosotros, -as erizábamos
vosotros, -as erizabais
Uds./ellos/ellas erizaban
Futuro
yo erizaré
tú erizarás
Ud./él/ella erizará
nosotros, -as erizaremos
vosotros, -as erizaréis
Uds./ellos/ellas erizarán
Pretérito
yo ericé
tú erizaste
Ud./él/ella erizó
nosotros, -as erizamos
vosotros, -as erizasteis
Uds./ellos/ellas erizaron
Condicional
yo erizaría
tú erizarías
Ud./él/ella erizaría
nosotros, -as erizaríamos
vosotros, -as erizaríais
Uds./ellos/ellas erizarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo erizara
tú erizaras
Ud./él/ella erizara
nosotros, -as erizáramos
vosotros, -as erizarais
Uds./ellos/ellas erizaran
yo erizase
tú erizases
Ud./él/ella erizase
nosotros, -as erizásemos
vosotros, -as erizaseis
Uds./ellos/ellas erizasen
Presente de Subjuntivo
yo erice
tú erices
Ud./él/ella erice
nosotros, -as ericemos
vosotros, -as ericéis
Uds./ellos/ellas ericen
Futuro de Subjuntivo
yo erizare
tú erizares
Ud./él/ella erizare
nosotros, -as erizáremos
vosotros, -as erizareis
Uds./ellos/ellas erizaren
Imperativo
eriza (tú)
erice (Ud./él/ella)
erizad (vosotros, -as)
ericen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había erizado
tú habías erizado
Ud./él/ella había erizado
nosotros, -as habíamos erizado
vosotros, -as habíais erizado
Uds./ellos/ellas habían erizado
Futuro Perfecto
yo habré erizado
tú habrás erizado
Ud./él/ella habrá erizado
nosotros, -as habremos erizado
vosotros, -as habréis erizado
Uds./ellos/ellas habrán erizado
Pretérito Perfecto
yo he erizado
tú has erizado
Ud./él/ella ha erizado
nosotros, -as hemos erizado
vosotros, -as habéis erizado
Uds./ellos/ellas han erizado
Condicional Anterior
yo habría erizado
tú habrías erizado
Ud./él/ella habría erizado
nosotros, -as habríamos erizado
vosotros, -as habríais erizado
Uds./ellos/ellas habrían erizado
Pretérito Anterior
yo hube erizado
tú hubiste erizado
Ud./él/ella hubo erizado
nosotros, -as hubimos erizado
vosotros, -as hubísteis erizado
Uds./ellos/ellas hubieron erizado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya erizado
tú hayas erizado
Ud./él/ella haya erizado
nosotros, -as hayamos erizado
vosotros, -as hayáis erizado
Uds./ellos/ellas hayan erizado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera erizado
tú hubieras erizado
Ud./él/ella hubiera erizado
nosotros, -as hubiéramos erizado
vosotros, -as hubierais erizado
Uds./ellos/ellas hubieran erizado
Presente Continuo
yo estoy erizando
tú estás erizando
Ud./él/ella está erizando
nosotros, -as estamos erizando
vosotros, -as estáis erizando
Uds./ellos/ellas están erizando
Pretérito Continuo
yo estuve erizando
tú estuviste erizando
Ud./él/ella estuvo erizando
nosotros, -as estuvimos erizando
vosotros, -as estuvisteis erizando
Uds./ellos/ellas estuvieron erizando
Imperfecto Continuo
yo estaba erizando
tú estabas erizando
Ud./él/ella estaba erizando
nosotros, -as estábamos erizando
vosotros, -as estabais erizando
Uds./ellos/ellas estaban erizando
Futuro Continuo
yo estaré erizando
tú estarás erizando
Ud./él/ella estará erizando
nosotros, -as estaremos erizando
vosotros, -as estaréis erizando
Uds./ellos/ellas estarán erizando
Condicional Continuo
yo estaría erizando
tú estarías erizando
Ud./él/ella estaría erizando
nosotros, -as estaríamos erizando
vosotros, -as estaríais erizando
Uds./ellos/ellas estarían erizando
Sinónimos

erizar:

atiesaralarmar, levantar, enderezar, inquietar, poner a la defensiva, erguir,
Traducciones

erizar

kräuseln

erizar

A. VT
1. el gato erizó el pelothe cat bristled, the cat's hair stood on end
2. [+ asunto] → to complicate, surround with difficulties
B. (erizarse) VPR (= levantar) [pelo de animal] → to bristle; [pelo de persona] → to stand on end
se me erizó el pelomy hair stood on end
Ejemplos ?
La moral de esta historia es mucho más importante de lo que puede imaginarse; nadie, en primer lugar, debe burlarse del más pequeño, aunque sea un erizo; y, en segundo lugar, es bueno, si tomáis mujer, que la toméis de vuestra clase, y semejante a vos en un todo. Si sois erizo, tened cuidado de que vuestra mujer sea eriza, y lo mismo en las demás clases.
En esta suspensión, todos turbados, Marramaquiz abrió los encendidos ojos, vertiendo de furor centellas; los dejó temerosos y admirados, Y imprimiendo esta voz en sus oídos, al aliento feroz de sus querellas: «Villanos descorteses, más falsos y traidores que moros y holandeses, porque, siendo fautores, no sois en las maldades inferiores; escuadrón de gallinas, junta de gatos viles, que no de bien nacidos; bajos habitadores de cocinas, entre asadores, ollas y candiles, donde, como a cobardes y abatidos, la más humilde esclava os apalea, no trocando jamás la chimenea por la guerra marcial y sus rebatos, lamiendo lo que sobra de los platos y durmiendo el invierno, cuando eriza los cabellos el hielo...
De lejos, casi puede dar la ilusión de la gordura el caballo que eriza, esponja el pelo, para resistir mejor a la intemperie; pero pronto se conoce que sólo es apariencia, y que el cuero es ancho para lo que queda en él.
845 Y que de rígidas cerdas se eriza densísimo mi cuerpo no indecente considera: indecente sin sus frondas el árbol, indecente el caballo si sus cuellos dorados crines no velan, pluma cubre a las aves, para las ovejas su lana decor es: la barba a los varones, y les honra en su cuerpo sus erizados vellos.
Como un jabalí, guarecido por largos años en el pinífero Vésulo y entre los espesos cañaverales de los pantanos laurentinos, baja de los altos montes, acosado por los colmillos de los perros, y luego que ha caído en las redes, se para, ruge feroz y eriza sus cerdosos miembros, sin que montero alguno se atreva a acometerle ni aun acercarse a él, antes todos le hostigan de lejos y en seguro con sus venablos y sus gritos, mientras él, impávido, hace frente a todos lados, rechinándole los dientes y rechazando con su duro lomo los chuzos; no de otra suerte ninguno de aquellos para quienes Mecencio es objeto de justa ira se atreve a acometerle cuerpo a cuerpo con la espada, antes todos le acosan de lejos con sus dardos y su estruendoso clamoreo.
Cual rojiza águila se remonta llevando clavada en sus garras apresada serpiente, la cual, herida, se retuerce y enrosca, eriza sus escamas y silba, irguiendo la cabeza, sin que por eso la atarace menos el águila con el corvo pico, mientras bate el éter con las alas; no de otra suerte Tarcón triunfante se lleva su presa, arrebatada a la hueste tiburtina.
Pincha la noche un grito altísimo. La perrada se eriza y le aúlla. Luego, mientras Jacinto Olmos choca en todas partes con la sombra, "Bichito de luz", vuelve a sentarse en el tronco.
Desde el púlpito, un fantoche cruje un responso malsano, y se adelanta un Hermano, y en cavernosas secuencias le rinde tres reverencias con la cabeza en la mano. Eriza la insidia sorda del bituminoso piélago, Caronte, con el murciélago de su barca –vela sorda...
Porque el éter se ha eriza­do de las manos levantadas de todo el pueblo que ha sancionado estas palabras: «Nosotros tendremos la residencia en este país, libres, sin rescate y con derecho de asilo contra todo mortal; nadie, ni habitante ni bárbaro, podrá llevársenos; y si alguien acude a la fuerza, el terrateniente que no nos ayude será privado de sus derechos de ciudadano y desterrada por sentencia del pueblo.» Tal es la resolución que les ha animado, en defensa nuestra, el rey de los pelasgos, invitando a la ciudad a no hacer crecer en el futuro la terrible ira de Zeus, y evo­cando la doble mancha, nacional y extranjera, que aparecería contra la ciudad, monstruo indomable, alimentado de dolor.
Vióle Mecencio de lejos, revolviéndose en medio de los escuadrones con sus purpúreas plumas y su manto de grana, don de su prometida esposa, y cual hambriento león, después de rondar largo tiempo alrededor de las altas majadas, aguijado de rabiosa necesidad, si divisa por ventura una fugitiva cabra montés o la enhiesta cornamenta de un ciervo, se alboroza, abre sus horribles fauces, eriza la crin, y arrojándose sobre su presa, se queda pegado a sus entrañas, empapado de negra sangre la espantosa cabeza...; tal el arrogante Mecencio se precipita en medio de los apiñados enemigos.
Grandes estrellas de escarcha vienen con el pez de sombra que abre el camino del alba. La higuera frota su viento con la lija de sus ramas, y el monte, el gato garduño, eriza sus pitas agrias.
Da tremendo bramido, como el toro de Fálaris ardiente, hácese atrás, resopla, cabecea, eriza la ancha frente, la tierra escarba y larga cola ondea.