Ejemplos ?
as zonas erógenas son todas aquellas partes del cuerpo humano (no exclusivamente los órganos genitales) que presentan una mayor sensibilidad y cuyo estímulo tiene como finalidad y resultado activar sexualmente a una persona.
Distintas zonas del cuerpo pueden resultar más o menos erógenas en cada persona, es decir, hay en este sentido grandes diferencias individuales.
No específica: La piel se compone de infinidad de terminaciones nerviosas y folículos de pelo, las áreas más proclives a ser clasificadas como erógenas están situadas a los lados del cuello y su parte posterior, en las axilas y ambos lados del tórax.
Entre la epidermis y la dermis se encuentran los diminutos corpúsculos de Meissner, parecen especializarse en las partes no pilosas del cuerpo(las plantas de los pies, las puntas de los dedos, el clítoris, el pene, los pezones, las palmas y la lengua). Las zonas erógenas y otros puntos hipersensibles responden muy rápidamente o ligeramente en todo.
El placer suele relacionarse con la alegría la alimentación el alivio la comodidad la curiosidad los deportes las endorfinas las fantasías las fantasías sexuales la fotografía el hedonismo los libros la pasión la relajación la salud la satisfacción la sexualidad la voluntad las zonas erógenas Lo contrario del placer (el desagrado) se suele relacionar con: el aburrimiento el desgano o pereza el dolor la enfermedad la frustración la apatía
Es la forma de sexualidad que más se aproxima a la forma definitiva de la vida sexual adulta, en la que el placer de las zonas erógenas no genitales (boca, ano) se vuelve preliminar al orgasmo (besos, tocamientos, caricias).
En el tribadismo, práctica sexual no penetrativa, las mujeres presionan y restriegan sus vulvas una contra la otra, estimulándose el clítoris y otras partes erógenas hasta alcanzar el orgasmo.
En la excitación intervienen también sensaciones físicas como la presión de la cuerda, el roce con ciertas zonas erógenas o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la piel.
Existe una gran sensitividad tisular en el área pélvica, ubicándose en áreas específicas como los genitales, las nalgas, la zona púbica, el periné y el ano, convirtiendo a estas zonas específicas en zonas erógenas primarias.
Debido a su gran sensibilidad suelen ser referidas como zonas erógenas por sus propiedades eróticas, aunque esta misma sensibilidad también las convierte en un punto específico habitual en el castigo corporal.
La zona que ocupa el pezón y la areola es una de las calificadas como erógenas, es muy sensible a las caricias y recorrerlo con la lengua puede resultar muy estimulante, haciéndolo formar parte de los juegos eróticos previos a una relación sexual Master, W.
Esta es una de las formas de gratificación sexual que se basan en la estimulación sexual mediante el frote de zonas erógenas; este frote es una actividad sexual sin penetración que puede ser practicada con ropa o sin ella.