equívoco

(redireccionado de equivoco)
También se encuentra en: Sinónimos.

equívoco, a

(Del bajo lat. aequivocus.)
1. adj. Que tiene dos o más significados o interpretaciones posibles planteó el problema en términos equívocos. ambiguo, dudoso unívoco
2. Que puede inducir a error por sus características y lleva a sospechar de su validez moral vida equívoca. oscuro
3. s. m. Expresión o palabra que tiene varios significados.
4. Confusión, situación o expresión poco clara.
5. RETÓRICA Figura retórica consistente en el empleo de palabras que pueden tener dos significados.

equívoco, -ca

 
adj. Que puede entenderse en varios sentidos.
Que inspira sospecha.
m. Palabra cuya significación conviene a diferentes cosas.
(Amér.) Equivocación.
ret. Figura que consiste en emplear adrede palabras equívocas.

equívoco, -ca

(e'kiβoko, -ka)
abreviación
1. unívoco que puede interpretarse de diversas maneras mantener una actitud equívoca
2. palabra exacto que puede producir errores de interpretación enunciados equívocos
3. que inspira sospecha por su aspecto o conducta llevar una vida equívoca

equívoco


sustantivo masculino
1. transparencia situación que contiene error o confusión por parte de varias personas Hay que evitar los equívocos en el proceso.
2. precisión expresión que puede ser interpretada de diversas maneras un equívoco verbal
Sinónimos

equívoco

sustantivo masculino

equívoco

, equívoca
Traducciones

equívoco

Irrtum, Wortspiel

equívoco

A. ADJ
1. (= confuso) → equivocal, ambiguous
2. (LAm) (= equivocado) → mistaken
B. SM
1. (= malentendido) → misunderstanding
2. (al hablar) (= juego de palabras) → pun, play on words; (= doble sentido) → double meaning
este tipo de equívocos es característico de sus escritosthis kind of wordplay is a characteristic of his writing
3. (Méx) → mistake
Ejemplos ?
Me parece que Simmias teme que el alma, aunque más excelente y divina que el hombre, no perezca antes que él como ha dicho de la armonía; y Cebes, si no me equivoco, ha estado conforme en que el alma es más duradera que el cuerpo, pero que no se puede asegurar si, después de haber usado varios cuerpos, no perece antes de separarse del último, y si esto no es una verdadera muerte del alma, porque el cuerpo no cesa un solo instante de perecer.
La espera no fue de mucha duración; pronto el rápido galopar de sus caballos anunció la llegada del enemigo; éste, al llegar al pie del repecho, se detuvo bruscamente: la vista de águila del teniente había divisado a los contrabandistas, y al divisarlos, un juramento capaz de hacer enrojecer al más bigotudo de sus veteranos, brotó en su boca; como ducho en aquella clase de lides, al adivinar lo ocurrido, se dispuso a maniobrar de modo que pudiera cortar el camino a los que, sin duda, habían huido con dirección a la sierra, y dirigiéndose a uno de los que le seguían: -A ver, Morales; como, si no me equivoco...
Sócrates: Pero yo sé, poco más o menos, las cosas que has aprendido; si olvido alguna, recuérdamela. Tú has aprendido, si no me equivoco, a leer y escribir, tocar la lira y luchar, porque la flauta la has desdeñado.
¿Dónde tienes la cabeza? - Por favor, no te enfades -dijo Alicia con suavidad-. Si no me equivoco, ibas ya por la quinta vuelta. - ¡Nada de eso!
-Pero a mí sí -dijo el Veterano dándole con el abanico en los labios-; me importa mucho recordar estas cosas, que se me pueden discutir si me equivoco.
Pues es muy sencillo. ¡Los dos nos queremos!... Y no me diga usted que me equivoco, porque eso sería faltar a la verdad. Y allá va la prueba.
Mi mancebo decía Homais empieza a tener ideas, y creo, que me lleve el diablo si me equivoco, que está enamorado de la criada de la casa.
Después de todo, no me equivoco -continuó míster Peggotty, interrumpiéndose en medio de su carcajada y palmoteando-, porque aquí está.
-Lo que yo sus digo, señores; yo estoy la mar de bien enteráo y sus voy a contar lo que pasó, lo que pasa y lo que va a pasar, y si me equivoco, yo pago a tós ustedes un garrafón de solera.
Lo que no creo, perdónaseme si me equivoco – es que quien se encargue de la respuesta esté en condiciones de certificar, ahora mismo, documentalmente, su dicho, y, desde luego, lo que quiero saber sobre el particular es toda la verdad, nada más que la verdad plena que se evidencia con pruebas.
Apenas constituido el Consejo Nacional de Gobierno, este asunto primero se planteó en su seno, si no me equivoco, en presencia del señor Ministro de Defensa Nacional, nuestro estimado colega hasta hace pocos días antes, señor Arroyo Torres.
Me equivoco: esa saliva y otras como ella afrentan, más que a los que lo, arrojan, a los patricios ilustres que han hecho de España un corral inmundo para que le escupan impunemente hombres como Súñer y Capdevila.