equivocación


También se encuentra en: Sinónimos.

equivocación

1. s. f. Acción y resultado de equivocar o equivocarse todo el mundo comprendió su equivocación porque estaba muy cansado. gazapo
2. Lo que se hace o dice de manera desacertada o inoportuna fue una equivocación ir pregonando la noticia. error, desacierto

equivocación

 
f. Acción y efecto de equivocar o equivocarse.
Cosa hecha equívocamente.

equivocación

(ekiβoka'θjon)
sustantivo femenino
1. error producido por la confusión de elementos semejantes cometer una equivocación
2. acción que no sigue lo que es correcto o verdadero remediar las equivocaciones
Sinónimos

equivocación

sustantivo femenino
2 aberración, descarrío, extravío, desvío, engaño, ofuscación.
Aberración, descarrío, extravío y desvío se refieren al comportamiento o conductas incorrectas (se lamentaba de sus extravíos de juventud); aberración también se usa para indicar el error en el entendimiento.
Traducciones

equivocación

erreur, gaffe

equivocación

هَفْوَة

equivocación

chybička

equivocación

fejltrin

equivocación

Schnitzer

equivocación

virhe

equivocación

omaška

equivocación

間違い

equivocación

실수

equivocación

misstap

equivocación

glipp

equivocación

pomyłka

equivocación

engano

equivocación

ошибка

equivocación

felsteg

equivocación

ข้อผิดพลาดเล็กๆ น้อยๆ

equivocación

hata

equivocación

sơ suất

equivocación

滑倒, 错误

equivocación

грешка

equivocación

錯誤

equivocación

טעות

equivocación

SF (= error) → mistake, error; (= descuido) → oversight; (= malentendido) → misunderstanding
por equivocaciónby mistake, in error
ha sido por equivocaciónit was a mistake
Ejemplos ?
Pero el pueblo, que toma apego á todo lo fan- tástico y romancesco, no se da por vencido ante tal argumen- to, y responde culpando á los biógrafos del siervo de Dios de haber adelantado en seis años la llegada del personaje á Veracruz. No es inverosímil una equivocación de fechas.
Hoy gracias a la política del Gobierno Bolivariano, pues, tenemos un equipamiento militar y un apresto operacional de la Fuerza Armada, que sirve para disuadir a las potencias extranjeras de cualquier equivocación con respecto a la Patria de Bolívar.
Por llamarse aquel poeta amigo y apasionado de César, Cinna, como el maldiciente que dijo mal de César, sin otra culpa que la equivocación del nombre, murió despedazado del furor del pueblo.
Yo quiero rellenar bien mi equivocación y, aunque sepa por experiencia ajena que una cosa es vulgar y yo en realidad no la sienta así, la confesaré y la gustaré hasta que espontáneamente mi espíritu la elimine y la desprecie.
Lloyd George (2), a quien consideramos como el tipo representativo del nuevo sistema capitalista, que tiende a vincular la riqueza en el estado, sufre una gran equivocación.
Por tanto, si se quisiera «explicar» de golpe todos los fenómenos que aparentemente se contradicen con la ley, habría que hacer que la ciencia antecediese a la ciencia. Esta es justamente la equivocación de Ricardo cuando, en su primer capítulo sobre el valor D.
Fraccionóse, pues, el círculo en secciones; y en una se contaba el cuento de Juan del Oso, en la otra se criticaba, en ésta se cantaba y en aquella se hablaba de la cosecha, sin que faltasen manotazos o coscorrones por aquí y por allá, pues aquellos mozos también eran de carne y hueso, y no siempre, buscando una panoja oculta entre las hojas apiladas, topaban con ella al momento y sin tropezar antes con tal cual pantorrilla extraviada, cuya dueña, aunque con la risa en los labios, protestaba con el puño cerrado contra la equivocación.
Segundo palmetazo. A la tercera equivocación se llenaba la medida de la benevolencia magistral. Don Bonifacio echaba chispas por sus ojillos, y de sus labios brotaba esta lacónica y significativa frase: «¡Al rincón!».
Según cuentas, hasta donde los protestantes dizque ha estado... -¡Esa es una equivocación, misiá Débora! -prorrumpe Fulgencita con fuego.
(degolladores o verdugos), lo colmaban de injurias, le tiraban piedras, y aun sucedió que por equivocación mataran a un religioso de otra orden.
En la presente cuestión, la mayor equivocación es suponer que una clase social necesariamente sea enemiga de la otra, como si la naturaleza hubiese hecho a los ricos y a los proletarios para luchar entre sí con una guerra siempre incesante.
El Alférez Real de Lima fue siempre el marqués de Castellón, pues aunque nuestro respetable y erudito amigo el general Mendiburu dice en su artículo Castellón que el cargo pasó a la casa de los condes de Montemar, incurre en una equivocación que tiene el siguiente origen: Cuando murió don Juan Buendía y Lezcano dejó niña, y por consiguiente soltera, a doña Clara, que era el Alférez Real.