Ejemplos ?
Dentro de un territorio, hay árboles a los que no pueden acceder algunos koalas. Gracias a este comportamiento la población se equilibra.
En caso de que muchos estudios negativos no fuesen publicados, los positivos restantes darían lugar a tal gráfico de embudo en el cual el tamaño de efecto es inversamente proporcional al tamaño de muestra, es decir, una parte importante del efecto que se muestra se debe a la posibilidad de que no se equilibra en el diagrama por ausencia de datos negativos no publicados.
Edad de la Pólvora (1300–1715) La introducción de Arcabuceros, Bombardas, y Dragones (caballería armada) equilibra la balanza hacia el ataque.
La ley de Jurin define la altura que se alcanza cuando se equilibra el peso de la columna de líquido y la fuerza de ascensión por capilaridad.
Significa que la selección negativa del alelo en estado homocigótico se equilibra con la selección positiva a favor del alelo en el estado heterocigótico.
Todas las armas son basadas en modelos reales: Armas especiales Arco Rambo Lanzallamas Arco explosivo Arma estacionaria A diferencia de otros juegos, Soldat equilibra el poderío de todas las armas, por lo tanto no existe una mejor que la otra.
Facilita el sueño del bebé. Ayuda a escuchar y comprender el llanto del bebé. Equilibra los periodos de estimulación y relajación.
Elena Highton de Nolasco y Carmen María Argibay en 2004, fue vista y es usualmente reconocida por la oposición como un paso positivo, que brinda más independencia al Poder Judicial y equilibra la Corte tanto ideológicamente como por género.
Su estructura se compone de un volumen horizontal de tres pisos y posee dos salas de recepción con sus boleterías: la de primera y la de segunda clase. El conjunto es equilibrado con un eje vertical marcado por la torre-reloj que equilibra el conjunto.
Es culpa la mansedumbre que ante las culpas se humilla; ejerciéndola en exceso es culpa la virtud misma. »Tras las culpas hay desgracias, si todo no se equilibra.
—Vuelve a la hora de almorzar —observa aún el padre. —Sí, papá —repite el chico. Equilibra la escopeta en la mano, sonríe a su padre, lo besa en la cabeza y parte.
Amar la humanidad es sentir el íntimo goce del triunfo al que tú has contribuido, sin escándalo, sin presunción, sin aspaviento. Amar la humanidad es ver que el progreso se equilibra y no se efectúa en perjuicio de unos para el beneficio de algunos cuantos.