epistológrafo

Traducciones

epistológrafo

epistolografo
Ejemplos ?
Cyrano fue uno de los más importantes escritores del seiscientos francés, una personalidad verdaderamente ecléctica: novelista, dramaturgo, autor satírico, epistológrafo; antes de morir escribió el primer capítulo de un Trattato di fisica.
Entre sus obras dramáticas destacan Inés de Castro (1793) y Thirsa (1784); además fue un activo epistológrafo y ensayista y entre sus diversos volúmenes de odas y poesías se recuerdan en especial sus Cantatas.
Müller mantuvo un intenso intercambio epistolar con intelectuales, hombres de estado y amigos de Europa y América casi toda su vida: como epistológrafo, tuvo una gran influencia en el Preromanticismo a través de sus Briefe eines jungen Gelehrten («Cartas de un joven erudito», dirigidas a Karl Viktor von Bonstetten), editadas en 1798 de forma anónima.
uiz José Gomes Machado Guerreiro Pacheco (Lisboa, 7 de mayo de 1925 — Montijo, 5 de enero de 2008), fue un escritor, editor, polemista, epistológrafo y crítico de literatura portugués.
Pero Barrionuevo es conocido sobre todo como epistológrafo y periodista: desde Madrid dirigió cartas o avisos al Deán de Zaragoza para mantenerlo informado de todo cuanto ocurría en la Corte.
Dentro del género autobiográfico pueden ponerse también, distinguiéndolos de los ya referidos diarios íntimos, los diarios o dietarios, que recogen los hechos de la vida de una persona por ella misma con una cierta periodicidad, así como los epistolarios o colecciones de cartas escritas por un autor que, en su manifestación más completa, pueden incluir también las que recibió, denominándose entonces al autor epistológrafo y a su labor epistolografía.
Aparecido en 1624, el primer volumen de los 27 que formaron sus Lettres le valió grandes elogios y el sobrenombre de «El gran epistológrafo» por su decantado estilo y cuidadoso lenguaje, y se convirtió en oráculo habitual del Hotel de Rambouillet, conociendo entre otros a escritores como Chapelain, Malherbe y el libertino Boisrobert.
Incluso compuso un opúsculo, De vita associabili et operativa, que parece una respuesta al De vita solitaria de Petrarca. Fue, en efecto, un activísimo epistológrafo y se conservan todavía centenares de cartas particulares suyas.
También fue un polígrafo interesante en sus Plaidoyers historiques (1643) y un epistológrafo entretenido y ameno en sus Lettres mêlées (1642), que instruyen sobre las costumbres de su época.
La mayor parte de los datos proceden del epistológrafo Plinio el Joven, en una carta que manda a su amigo Átio Clemente, en la que le aconseja escuchar a Eufrates.