epigráfico


Búsquedas relacionadas con epigráfico: antropologia, heraldica, geografia

epigráfico, a

adj. Que tiene relación con la epigrafía.
Traducciones

epigráfico

epigrafico
Ejemplos ?
De esta necrópolis existe un importante conjunto epigráfico con más de 74 unidades, recogidas en la Series Hebraica de la Monumenta Paleographica Medii Aevi fica.
Constituye un testimonio de pervivencia del ibérico que demuestra que la asimilación de las costumbres romanas no obligó a cambiar de lengua a los antiguos arsetanos –el ibérico estaba sentenciado, no obstante, por la fuerza del latín-, que siguieron manifestándose epigráficamente en ibérico como demuestran ésta y otras lápidas o estelas que constituyen en Sagunto el conjunto epigráfico ibérico más amplio de toda Hispania, lo que denota el arraigo de la identidad originaria entre grupos letrados de la sociedad de época romana tal vez incluso avanzada.
Únicamente se aprecian las variaciones lógicas producidas por las dimensiones del campo epigráfico en la distribución de las líneas y su estado de conservación.
En el curso de 140 años el kohau rongo rongo ha sido objeto de investigación intensa, así como objeto de un debate encendido por parte de mucha gente, tanto de formación sólida académico (lingüístico, epigráfico, etnológico y antropológico), como de gente aficionada a los enigmas y con una imaginación particularmente alta, propensa a juicios temerarios y explicaciones estrafalarias de las más variadas.
Tésera geométrica de La Custodia (Viana, Navarra) Tésera de Folgoso do Courel (Lugo) Tésera cántabra de Monte Cildá (Palencia). Image:Zaragoza - Museo - Bronce epigráfico.jpg Bronce de Cortono.
El primer soberano en distinguirse y del que se ha guardado el rastro epigráfico es el hijo de Filipo II y hermanastro de Alejandro, Filipo Arrrideo quien figuró como principal bienhechor del santuario en el siglo IV a.
La paz firmada es conocida por una breve alusión de Diodoro Diodoro, XIX, 105, 1., y por un texto epigráfico incompleto descubierto en la ciudad de Skepsis en Troade Diodoro, XIX, 105, 1.
Sin embargo, hasta el día de hoy permanece la incógnita sobre el origen de la denominación de Gerena: ningún dato epigráfico o literario atestigua topónimo alguno relacionado con el lugar hasta el Cancionero de Baena donde se recoge la obra del poeta local Garcí Ferrandes de Jerena.
Más recientemente, un descubrimiento epigráfico del siglo II evoca a «la reina Drakontis, hija del rey Vologases de Armenia, esposa del rey de Iberia, Amazaspos».
Reporta de ese viaje el primer documento epigráfico concerniente a la escritura cuneiforme introducida en Europa, un kudurru babilónico, conocido con el nombre de Caillou Michaux.
En excavaciones llevadas a cabo sobre la ciudad romana han salido a la luz unas grandes termas públicas, pavimentadas con mosaicos, a las que enfilaba un acueducto que las surtía de agua, así como un buen lote epigráfico, destacando la lápida sepulcral de la sacerdotisa Flacilla y la que menciona al "Genio Nertobriguense", divinidad tutelar de la ciudad, encontrada en unas excavaciones está en el Museo Arqueológico Nacional.
Naturalmente, desde el punto de vista epigráfico, es posible discutir tanto como queramos ya que la existencia de una sola inscripción, si no se acepta como definitiva, nos coloca en un callejón sin salida.