epístola

(redireccionado de epístolas)
También se encuentra en: Sinónimos.

epístola

(Del lat. epistula < gr. epistole.)
1. s. f. Carta, escrito que se escribe y envía a una persona ¡menuda epístola me mandó! misiva
2. LITERATURA Composición poética dirigida a una segunda persona real o fingida con intencionalidad didáctica o moral.
3. RELIGIÓN Cada una de las cartas escritas por los discípulos de Jesús y que están incluidas en el Nuevo testamento.
4. RELIGIÓN Fragmento de una de éstas que se lee en la misa, antes del evangelio, en la religión católica.
5. RELIGIÓN Parte de la misa en que se leen las epístolas de los apóstoles, en la religión católica.

epístola

 
f. Carta.
Subdiaconado.
lit. Composición poética en forma de carta y cuyo fin principal es exponer ideas didácticas o moralizadoras.
liturg. Cada una de las cartas canónicas reconocidas por la Iglesia, aleccionadoras en los principios de la fe y de la moral.

epístola

(e'pistola)
sustantivo femenino
1. carta formal que se dirige a un conjunto de personas Los apóstoles enviaron epístolas a las comunidades cristianas.
2. literatura composición en forma de cara que se escribe en verso y que tiene fines didácticos o satíricos Horacio expuso su arte poética en la "Epístola a los Pisones".
Sinónimos

epístola

sustantivo femenino

epístola:

cartaesquela, misiva,
Traducciones

epístola

epistle

epístola

lettre

epístola

epistola

epístola

epístola

epístola

رسالة بولس الرسول

epístola

list

epístola

Послание

epístola

ลิขิต

epístola

SFepistle, letter
Ejemplos ?
Ella le escribía cartas breves y siempre sin fecha, a las que Beyle contestaba con epístolas, que, según él se expresaba, tenían los defectos contrarios.
Pase después a los Evangelios, para nunca dejarlos de la mano. Embébase con todo afán en los Hechos y en las Epístolas de los Apóstoles.
Lean los nuestros, así los Profetas como el santo Evangelio, los hechos apostólicos y las epístolas canónicas...
La otra, en el convento de la Concepción, tan acostumbrada a leer las Epístolas de mi Padre San Jerónimo, y locuciones del Santo, de tal manera que dice Arce: Hieronymum ipsum hispane loquentem audire me existimarem.
Y de ésta dice que supo, después de su muerte, había traducido dichas Epístolas en romance; y se duele de que tales talentos no se hubieran empleado en mayores estudios con principios científicos, sin decir los nombres de la una ni de la otra, aunque las trae para confirmación de su sentencia, que es que no sólo es lícito, pero utilísimo y necesario a las mujeres el estudio de las sagradas letras, y mucho más a las monjas, que es lo mismo a que vuestra discreción me exhorta y a que concurren tantas razones.
asta mediados del siglo XVI vemos empleada por los más castizos prosadores o prosistas castellanos esta frase: rezan cartas, en la acepción de que tal o cual hecho es referido en epístolas.
Si se hubiesen hecho mas públicas sus canciones, epístolas y sonetos, serian capaces cada una de estas piezas poéticas de defender su criticada Arte poética de Horacio.
Me consta, de hecho, que los templos, que habían quedado casi desiertos, comienzan de nuevo a ser frecuentados, y que las ceremonias rituales que hace tiempo habían sido interrumpidas, se retoman, y que se vende en todas partes la carne de las victimas que hasta la fecha tenían escasos compradores. De donde puede deducir qué gran cantidad de hombres podría enmendarse si se aceptase su arrepentimiento. Epístolas X, 96
Cual si pudiera hacer obra perfeta el autor de La niña mal criada, en despecho de Apolo hecho poeta; que por huir de Góngora la hinchada dicción, escribe trabajosamente epístolas en prosa mal rimada.
En Madrid, a 22 de junio de 1644.- Doctor don Antonio Calderón. Juicio que de Marco Bruto hicieron los autores en sus obras Cicerón, libro 14 de las Epístolas a Ático, epístola 17.
Todas las Controversias de Séneca, traducidas, y cada una añadida por mí la decisión de las dos partes contrarias. Noventa epístolas de Séneca, traducidas y anotadas.
Prueban esta sentenciosa concisión sus cartas, donde pocas palabras dan luz a grandes discursos, sin que el letor eche menos lo que falta, ni deje de leer lo que no está escrito. Lo poco en sus epístolas parece que sobra, y lo que sobrara en otro no parece que falta en él.