epílogo

(redireccionado de epílogos)
También se encuentra en: Sinónimos.

epílogo

(Del gr. epilogos < epilego, añadir a lo dicho.)
1. s. m. Recapitulación de lo dicho en un discurso u otra composición literaria. conclusión
2. LITERATURA, RETÓRICA Parte añadida al final de algunas obras literarias, en la que se narran las consecuencias últimas de la trama ya desarrollada en la obra, o en la que el autor hace algunas consideraciones morales o de otro tipo. peroración
3. Parte final de un discurso en la que se resume y se trata de acentuar su efecto en el oyente o el lector.

epílogo

 
m. Recapitulación, conclusión de un discurso, de una obra dramática, de una novela, etc.
fig.Conjunto o compendio.
Suceso o hecho que ocurre después de otro y que da a este su significación definitiva.
ret. Parte final de la obra dramática con la cual concluye la trama de la misma.

epílogo

(e'piloγo)
sustantivo masculino
1. parte final de una obra o discurso que ofrece un resumen de su contenido En el epílogo el autor retoma y sintetiza algunos de sus postulados básicos.
2. literatura parte final de ciertas obras literarias en que se expone el final de una acción inconclusa El epílogo de la novela es una crónica de la guerra que se presentía en la parte principal.
3. suceso que es la prolongación de otro que se pensaba concluido La tregua fue el epílogo momentáneo del conflicto bélico.
Sinónimos

epílogo

sustantivo masculino
2 peroración.
Son términos usados en retórica para designar la última parte del discurso.

epílogo:

brocheculminación, colofón, remate,
Traducciones

epílogo

epilog, epilogue

epílogo

epilogo

epílogo

Epilog

epílogo

эпилог

epílogo

epiloog

epílogo

epílogo

epílogo

خاتمة

epílogo

epilog

epílogo

Epilog

epílogo

אפילוג

epílogo

エピローグ

epílogo

Epilog

epílogo

SMepilogue
Ejemplos ?
Antologías de obras ajenas, diccionarios, enciclopedias y colecciones análogas. 2. Prólogos, epílogos, presentaciones, introducciones, anotaciones, comentarios e ilustraciones de obras ajenas. Artículo 64 .
Colección Veintiuno. Volumen I. ISBN 978-84-88306-57-9. Prólogos y epílogos a sus «Obras completas». (VV.AA. Aznar, José María et al.).
Las otras cuatro restantes obras parecen más modernas, ya que, si bien sus intrigas se encuentran en la tradición de la tragedia neosenequista romana, poseen otro estilo y forma: con tres actos, prólogos, epílogos, y sin coros.
Cabe destacar que en la obra como en sus numerosos epílogos, aparecen algunas obras (mayoritariamente sonetos) que son «atribuidos» a este personaje, entre los que destaca aquel que «Alaba la virtud militar, en la persona del capitán Alatriste».
- 199 p.; 20 cm - (Poesía Hiperión; 279) Carta a la amazona y otros escritos franceses en prosa y verso; introducción y traducción de Elizabeth Burgos; epílogos de Hélène Cixous; traducción de los poemas, Severo Sarduy.
Liens de parenté et contrôle social dans de crime organisé, 1973; or. 1972. Gaston Roupnel, Histoire de la campagne française, 1974; or. 1932. Epílogos de G. Bachelard, E. Le Roy Ladurie, P.
(Las Iglesias Cristianas Ortodoxas y Orientales, además de estos libros, incluyen el Salmo 151, la Oración de Manasés, y los Libros III —y a veces IV— de Esdras, y III —y a veces IV— de los Macabeos, así como también ciertos Epígrafes y Epílogos a algunos de los libros comúnmente aceptados.) Las Iglesias Cristianas Ortodoxas, Cristianas Orientales, y Católica Romana, reconocen al menos algunos de estos libros, como textos sagrados divinamente inspirados, y los han incluido en todas sus versiones de la Biblia, de manera oficial, al menos desde el Sínodo de Roma, en el año 380 d.
Dos epílogos presagian futuras tramas: alguien misterioso acecha a Rhea Jones y en un laboratorio de Paraguay escapa un individuo llamado Mister Nadie.
Santiago de Cuba, Editorial Kaskara, 1953. Aquelarre. Santiago de Cuba, Manigua, 1954. Libro de los epílogos. Cuento. Nota introductoria de Beatriz Maggi.
La Habana, 1 (2): 58-59, mar., 1955. Llopis, Rogelio. «Siete cuentos fantásticos. Libro de los epílogos», en Bohemia. La Habana, 56 (10): 38, mar. 6, 1964.
La compañía de Rich ofreció atracciones del tipo de la feria de San Bartolomé — luchadores, malabaristas, funambulistas, animales en escena — mientras que los actores cooperativos, al mismo tiempo que apelaban al esnobismo presentándose como la único campañía dramática legítima de Londres, no quedaron por encima pues recurrieron a "prólogos recitados por niños de cinco años, y epílogos declamados por damas a caballo" (Dobrée, xxi).
Elizabeth Howe, sin embargo, ha objetado que el disfraz masculino, en relación con los textos que interpretaban, prólogos y epílogos, aparece como "poco más que otro medio de presentar a la actriz como un objeto sexual" para los espectadores masculinos, al mostrar su cuerpo, normalmente oculto por la falda, delineado en un traje masculino.