epígono

epígono, a

(Del gr. epigonos < epigignomo, nacer más tarde.)
s. m. Persona que sigue a otra en materia artística, filosófica o científica criticar a los epígonos mediocres del romanticismo. discípulo, seguidor
NOTA: También se escribe: epigono

epígono

 
m. El que sigue las huellas de otro; esp. el que sigue una escuela de una generación anterior.
Traducciones

epígono

Epigone

epígono

epigono
Ejemplos ?
Aunque tradicionalmente se le ha encuadrado en la generación del 36, Miguel Hernández mantuvo una mayor proximidad con la generación anterior hasta el punto de ser considerado por Dámaso Alonso como «genial epígono» de la generación del 27.
Trata sobre el mundo del cine de forma ácida y desencantada novela. Epígono pobre de la ilustre Edad de Plata enclaustrada en la Residencia de Estudiantes, murió prematuramente de cáncer de estómago en 1936 bajo los primeros bombardeos de Madrid.
Toray-RTVE (1992) Se me escapó mi perro Canuto, ediciones Paulinas (1989) 1943, Bruño (1990) Amigos, Susaeta (1990) Eva y Tania, Plaza y Janés (1990) Conspiración en el parque del Retiro, Anaya (1992) Y Juan salió a luchar contra el telediario, Grijalbo-Mondadori (1994) Y por qué no te atreves a llamarlo amor, Epígono (1997) Tu padre era mi amigo, Alba (1998) El valle del infierno, Anaya (1998) Va de cuentos, Espasa (1999) El árbol agradecido, Televisión Española (2000), disco a beneficio de Unicef Aquel niño y aquel viejo (también en catalán, vasco y gallego), Kalandraka (2001) Campodelagua, Plaza y Janés (1990).
La Sierra del Alba, Edelvives, Madrid (1989) Almirante Montojo & Commodore Dewey (novela histórica), Epígono, Alicante, (1998) Una casa en la orilla de un río, Espasa Calpe, Madrid (1998) Los hijos de Jonás, Espasa Narrativa, Madrid (2001) La Señora Lubomirska regresa a Polonia, Espasa Narrativa, Madrid (2003).
Precisamente el Barroco, como estilo artístico diferenciado del clasicismo y su epígono el manierismo, nació en Italia, concretamente en Roma.
La fantástica peripecia se desborda en manos del autor, tanto que apenas da respiro al lector entre secuencia y secuencia (la acción apenas articula tiempos muertos de enlace), cosa que se ha achacado al autor como defecto estructural. El epígono de Poe, H.
Fuertemente influenciado por Manuel Leiras Pulpeiro (epígono del Rexurdimento), estos poemas se caracterizan por su musicalidad de raigambre popular y por su temática paisajística y campesina.
Filosóficamente esta obra marca el comienzo del camino de Borges, el momento en que sin renunciar a Schopenhauer, a Kant, a Berkeley y a Hume dejó de ser su epígono.
La Tortuga y Aquiles, Madrid, Libertarias, 1993. La edad de hierro, Valencia, Epígono, 1998. Veinticinco instantáneas y cinco escenas infantiles, Madrid, Gens, 2004.
Los términos «diádoco» y «epígono» fueron acuñados por el historiador Johann Gustav Droysen, quien llamó a los generales que se disputaron el poder justo tras la muerte de Alejandro «diádocos», siendo los «epígonos» las siguientes generaciones de reyes helenísticos.
Después de su fracaso renació en Alemania en el siglo XVI bajo el impulso del reformador Thomas Münzer y tuvo su epígono en el movimiento de los anabaptistas de Münster.
Aunque Antonio Espina consideraba que el prototipo del bohemio siempre ha existido en Occidente, el concepto literario de "bohemia" o "vida bohemia" parece originarse en el París del Segundo Imperio, siendo su heraldo el escritor Henri Murger, un epígono del Romanticismo que llegó a ser secretario de Tolstoi, cuya obra Escenas de la vida en bohemia (1847-1849), Murger, hijo de un portero y sastre, pasó su juventud entre los 'bebedores de agua', un conjunto de paupérrimos artistas del Barrio latino de la capital francesa, llamados así por carecer de dinero para los buenos caldos.