enviar

(redireccionado de enviaban)
También se encuentra en: Sinónimos.

enviar

(Del bajo lat. inviare, recorrer un camino.)
1. v. tr. Mandar o hacer llegar una cosa a cierto lugar envía los informes por fax.
2. Hacer que una persona vaya o se dirija a un lugar envió a los niños a la cama.
NOTA: Se conjuga como: vaciar

enviar

 
tr. Hacer que [una persona] vaya a alguna parte.
Hacer que [una cosa] se dirija o sea llevada a alguna parte.

enviar

(en'bjaɾ)
verbo transitivo
1. hacer que alguien vaya a algún lugar enviar los hijos a la escuela
2. retener hacer llegar algo a un lugar enviar expedientes

enviar


Participio Pasado: enviado
Gerundio: enviando

Presente Indicativo
yo envío
tú envías
Ud./él/ella envía
nosotros, -as enviamos
vosotros, -as enviáis
Uds./ellos/ellas envían
Imperfecto
yo enviaba
tú enviabas
Ud./él/ella enviaba
nosotros, -as enviábamos
vosotros, -as enviabais
Uds./ellos/ellas enviaban
Futuro
yo enviaré
tú enviarás
Ud./él/ella enviará
nosotros, -as enviaremos
vosotros, -as enviaréis
Uds./ellos/ellas enviarán
Pretérito
yo envié
tú enviaste
Ud./él/ella envió
nosotros, -as enviamos
vosotros, -as enviasteis
Uds./ellos/ellas enviaron
Condicional
yo enviaría
tú enviarías
Ud./él/ella enviaría
nosotros, -as enviaríamos
vosotros, -as enviaríais
Uds./ellos/ellas enviarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo enviara
tú enviaras
Ud./él/ella enviara
nosotros, -as enviáramos
vosotros, -as enviarais
Uds./ellos/ellas enviaran
yo enviase
tú enviases
Ud./él/ella enviase
nosotros, -as enviásemos
vosotros, -as enviaseis
Uds./ellos/ellas enviasen
Presente de Subjuntivo
yo envíe
tú envíes
Ud./él/ella envíe
nosotros, -as enviemos
vosotros, -as enviéis
Uds./ellos/ellas envíen
Futuro de Subjuntivo
yo enviare
tú enviares
Ud./él/ella enviare
nosotros, -as enviáremos
vosotros, -as enviareis
Uds./ellos/ellas enviaren
Imperativo
envía (tú)
envíe (Ud./él/ella)
enviad (vosotros, -as)
envíen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había enviado
tú habías enviado
Ud./él/ella había enviado
nosotros, -as habíamos enviado
vosotros, -as habíais enviado
Uds./ellos/ellas habían enviado
Futuro Perfecto
yo habré enviado
tú habrás enviado
Ud./él/ella habrá enviado
nosotros, -as habremos enviado
vosotros, -as habréis enviado
Uds./ellos/ellas habrán enviado
Pretérito Perfecto
yo he enviado
tú has enviado
Ud./él/ella ha enviado
nosotros, -as hemos enviado
vosotros, -as habéis enviado
Uds./ellos/ellas han enviado
Condicional Anterior
yo habría enviado
tú habrías enviado
Ud./él/ella habría enviado
nosotros, -as habríamos enviado
vosotros, -as habríais enviado
Uds./ellos/ellas habrían enviado
Pretérito Anterior
yo hube enviado
tú hubiste enviado
Ud./él/ella hubo enviado
nosotros, -as hubimos enviado
vosotros, -as hubísteis enviado
Uds./ellos/ellas hubieron enviado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya enviado
tú hayas enviado
Ud./él/ella haya enviado
nosotros, -as hayamos enviado
vosotros, -as hayáis enviado
Uds./ellos/ellas hayan enviado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera enviado
tú hubieras enviado
Ud./él/ella hubiera enviado
nosotros, -as hubiéramos enviado
vosotros, -as hubierais enviado
Uds./ellos/ellas hubieran enviado
Presente Continuo
yo estoy enviando
tú estás enviando
Ud./él/ella está enviando
nosotros, -as estamos enviando
vosotros, -as estáis enviando
Uds./ellos/ellas están enviando
Pretérito Continuo
yo estuve enviando
tú estuviste enviando
Ud./él/ella estuvo enviando
nosotros, -as estuvimos enviando
vosotros, -as estuvisteis enviando
Uds./ellos/ellas estuvieron enviando
Imperfecto Continuo
yo estaba enviando
tú estabas enviando
Ud./él/ella estaba enviando
nosotros, -as estábamos enviando
vosotros, -as estabais enviando
Uds./ellos/ellas estaban enviando
Futuro Continuo
yo estaré enviando
tú estarás enviando
Ud./él/ella estará enviando
nosotros, -as estaremos enviando
vosotros, -as estaréis enviando
Uds./ellos/ellas estarán enviando
Condicional Continuo
yo estaría enviando
tú estarías enviando
Ud./él/ella estaría enviando
nosotros, -as estaríamos enviando
vosotros, -as estaríais enviando
Uds./ellos/ellas estarían enviando
Sinónimos

enviar

transitivo
1 mandar. retener.
Este sinónimo es aplicable, en general, a personas y cosas.
2 remitir, expedir, remesar, consignar, despachar*. guardar.
Expedir alude al acto de despachar o poner en camino las mercancías, correspondencia o emisario hacia su destino. Remesar es enviar remesa de dinero o mercancías, sobre todo cuando se sabe o supone que las remesas son varias.
«Se envían o se remiten las cosas materiales; pero se envían, y no se remiten, las que no lo son. Enviamos o remitimos mercancías, encargos, regalos, productos de la naturaleza o del arte; pero no se remiten, sino se envían, noticias, avisos, consejos, recuerdos de amistad y expresiones de afecto. Si queremos expresar nuestro desprecio al que lo merece, no lo remitimos, sino lo enviamos a paseo.»
José Joaquín de Mora

enviar:

dirigirexpedir, mandar, despachar, remitir, cursar, destinar,
Traducciones

enviar

enviar

enviar

poslat

enviar

sende

enviar

lähettää

enviar

poslati

enviar

送る

enviar

보내다

enviar

verzenden

enviar

sende

enviar

wysłać

enviar

skicka

enviar

ส่ง

enviar

gửi đi

enviar

发送

enviar

發送

enviar

VTto send
enviar un mensaje a algn (por móvil) → to text sb, send sb a text message
enviar a algn a hacer algoto send sb to do sth
enviar a algn a una misiónto send sb on a mission
enviar por el médicoto send for the doctor, fetch the doctor

enviar

v. to send.
Ejemplos ?
Ellos no venían en persona, sino que enviaban a sus dependientes, los cuales se alojaban en los barracones de la Calleja de las casitas, y en ellas vendían su cerveza y sus especias.
Cual por llamamientos cíclicos, Argentina, solar de hermanos, diste por virtuales leyes hogar a todos los humanos, templos a todas las greyes, cetro a todos los soberanos que decoran sus propias frentes, que se coronan por sus manos con kohinoores y regentes tallados en sus almas propias, vertedores de cornucopias, emperadores de simientes, césares de la labor, multiplicadores de pan, más potentes que Gengis-Khan y que Nabucodonosor. Se erizaron de chimeneas los docks; a los puertos flamantes llegaron músculos e ideas que enviaban los pueblos distantes.
Se vendía y negociaba con este oro, en barretas y tejos marcados y quintados, entre mercaderes y hombres de negocios y otras personas particulares que lo enviaban a España.
El fiscal, que acababa de llegar hambriento, anonadado por sus derroches de elocuencia que enviaban gente a presidio, abrazaba a su mujer, y ambos reían y gritaban como unos locos en tomo de la niñera, que mantenía en sus brazos al tirano de la casa, al único señor, a Pillín, un granuja que apenas tenía un año y a quien bastaba un leve grito para que los padres palideciesen de inquietud y las criadas corriesen aturdi­das, no sabiendo cómo cumplir a un tiempo tantas órdenes contradicto­rias.
Pedro nunca quiso ir para allá, pues le molestaba que por culpa de la venta de antojos, sus familiares lo hubieran abandonado a su suerte. No obstante, nunca rechazó la ayuda que le enviaban para permitirse esos famosos lujos de los que se rumoraba.
Y la Duelos prosiguió así: Prevenida, dijo, de todo lo que ocurriría con el libertino que me enviaban, me vestí de muchacho y, como sólo tenía veinte años, una hermosa cabellera y un lindo rostro, el atavío me sentaba maravillosamente.
Pero uno de ellos, un salvador que me enviaban los cielos, indicó a los otros el procedimiento más seguro para certificar mi estado: «Traedle un cubo de agua fresca; si no tiembla, si la bebe sosegadamente estad seguros de que está sano; si, por el contrario, la vista y el contacto del líquido le inspiran aversión y repugnancia, creed que todavía conserva tenazmente la temible rabia.» Aceptada su opinión, fueron en busca de un cubo que llenaron, en la fuente más inmediata, de cristalina agua y, recelosos, me la ofrecieron.
Los Poetas que vieron la luz antes de 1800, enviaban a la musa a dar días, a pedir aguinaldos, a solicitar empleos, pensiones o favores como hoy día los repartidores de nuestros periódicos, los cajistas de nuestras imprentas y los serenos de nuestro barrio para pedirnos la propina de año nuevo.
Los padres le llevaban sus hijos, equipados para el combate; las señoras le enviaban armas cargadas por su mano, y adornadas con ramilletes de flores; las pobres verduleras y fruteras del mercado, desenterrando el producto de los sudores de toda su vida, le llevaron el dinero con que se hizo aquella campaña.
El chocolate humeaba con grato y exquisito aroma: era el tradicional soconusco de los conventos, aquel que en otro tiempo enviaban como regalo a los abades, los señores visorreyes de las Indias.
Y así vivía, sin estar aún enterado de por qué razones se preocupaban de él y lo enviaban a la cárcel quince días, para volver a meterlo apenas pisaba la calle.
Y mientras los hombres, fieros, enloquecidos por el ambiente revolucionario, enviaban a Palacio mensajes oprobiosos, los pajaritos enviaban al hombre de las blancas guedejas con un ofrecimiento de salud.