envenenado

(redireccionado de envenenada)
También se encuentra en: Sinónimos.

envenenado, -da

(embene'naðo, -ða)
abreviación
que tiene mala intención Le lanzó una mirada envenenada.
Traducciones

envenenado

avvelenato

envenenado-a

a. poisoned.
Ejemplos ?
Dice que quiere cortar un dedo a esta bribona y se lo corta de la mano que ha cometido el error, mientras su hija Julia, que se cree envenenada, lo hace eyacular.
El zorro seguía con mucha atención los movimientos del cimarrón, no porque temiera que, traicionándolo, se fuese con la presa, sino porque ese trozo de carne, así colgado en medio de un monte solitario, no le inspiraba ninguna confianza. -Alguna trampa debe de ser -pensaba- o carne envenenada; mejor será que la pruebe primero mi socio.
La Espada del Pecado penetraba hasta su empuñadura envenenada y nuestras lágrimas eran de plomo derretido pues la sangre no habíamos nosotros derramado.
Quitemos, pues, a nuestros verdugos ese placer. Y sacando de su seno una flecha envenenada, se atravesó el corazón, y espiró sonriendo al prisionero con amor.
Estaba envenenada, envenenada con fósforos, y habia sufrido atroces dolores durante horas enteras; callando para que el remedio llegase tarde...
Hacíanla compañía sus hijas, cuatro mozas de regular ver y mediano palpar, hembras de muy equívoca honestidad, y tan entendidas como la que las llevó en el vientre en preparar filtros amorosos con grasa de culebra, sangre de chivo, sesos de lechuza, enjundia de sapo y zumo de cebollas estrujadas a la hora que la luna entra en conjunción. Para decirlo todo, sépase que las mozuelas eran para los mozalbetes del villorrio cuatro pilitas de agua bendita... envenenada.
Takanobu iba a hacer el reparto cuando sus hombres se lo impidieron diciendo: "Los regalos del enemigo están verosímilmente envenenados, General; no deberíais ni siquiera tocarlos." Takanobu los escuchó y dijo: "Incluso si la comida está envenenada, ¿en qué puede cambiar el destino?
oledad deliciosa, bosque umbrío ¡ay, cómo en tu retiro busco en vano alivio al inmortal quebranto mío! Me hirió de Amor la poderosa mano, de Amor la flecha aguda envenenada que contra mí lanzara el inhumano.
Además ningún miembro de la familia real había vuelto a entrar en la catedral de Zaragoza desde que un sacerdote loco, y según, se dijo, sobornado por la solterona Isabel de Inglaterra, había intentado hacer comulgar al Príncipe de Asturias con una hostia envenenada.
A pesar de la orden del médico, la madre dió de mamar a la criatura, y al rato la pequeña se retorcía convulsa, para morir ocho horas después, envenenada por la leche de la madre.
Rompí, pues, todos los lazos que me unían a los míos, y con juveniles bríos me arrojé del siglo en brazos; pero conservé mi fe; jamás renegué de Dios por irme del siglo en pos, ni eché ante él atrás mi pie: y cuando en aquel afán de arrasarlo todo a bulto, estalló aquel gran tumulto que parecía un volcán; entre el cólera y la ira de una plebe amotinada, de aquella agua envenenada por la imposible mentira: cuando arrastrando a los frailes se hizo oro de sus conventos, y en sus naves y aposentos se dieron cenas y bailes, de aquella demencia extrema sin villana cobardía, yo hice a la Virgen María, aunque no bueno, un poema.
Fue después de la batalla de la Palma esto es, en 1856 o 57, cuando el bocadillo de carne envenenada sustituyó al feroz garrote, sistema que no admitía privilegiadas excepciones caninas.