envejecido

(redireccionado de envejecida)
También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

envejecido

, envejecida
Traducciones

envejecido

aged

envejecido

vieilli

envejecido

ADJ
1. [persona] → old, aged; (de aspecto) → old-looking
está muy envejecidohe's aged a lot
2. [piel, madera, tela] → distressed

envejecido-a

a. grown old, looking old.
Ejemplos ?
Decidí en mi interior que debía de tener lo menos treinta años y que quería casarse; estaba algo envejecida, aunque aún de buen ver, como una casa deshabitada durante mucho tiempo que conserva todavía un buen aspecto.
De donde se infiere que la vida eterna, esto es, la feliz y bienaventurada sin fin, sólo la da el que da la verdadera felicidad; la cual, por cuanto está demostrado que no la pueden dar los dioses que reverencian esta teología civil, por lo mismo, no sólo no se les debe venerar por interés de las cosas temporales y terrenas, según lo manifestamos en los cinco libros anteriores, pero mucho menos por la vida eterna que esperamos después de la muerte; lo cual hemos probado en este solo libro, aprovechándonos también de las máximas establecidas en los precedentes, y por cuanto suele estar demasiado arraigada la malicia de una envejecida costumbre...
¡Pobre sombra envejecida, arrugada, miedosa que vaga todavía por aquellas estancias, y todavía cree verme acechándola en la oscuridad!
Pues bien, atenienses, es preciso defenderse y arrancar de vuestro espíritu, en tan corto espacio de tiempo, una calumnia envejecida, y que ha echado en vosotros profundas raíces.
Y en el confín lejano del mar, que muere en la desierta playa del Asia envejecida, con eterno lamento, hondo clamor hasta los cielos sube, que en son medroso, el viento esparce por la tierra estremecida!
Una orquesta deficientísima tocaba rigodones y valses, de los que oímos a nuestros abuelos, e imposible sería imaginar nada más pudibundo que las rigodoneras y valsadoras de aquella pretendida fiesta, prematuramente envejecida.
y mi risa labradora, envejecida en primaveras, se fatiga en las arenas de sus surcos sin semillas de praderas ni planetas Ya no soy yo, el antaño pregonante de confianzas donde nadie le pedía sus esperanzas ni el alegre vorágine de alientos donde a nadie le importaban sus tormentos.
9 Cuando hubiere llaga de lepra en el hombre, será traído al sacerdote; 10 Y el sacerdote mirará, y si pareciere tumor blanco en la piel, el cual haya mudado el color del pelo, y se descubre asimismo la carne viva, 11 Lepra es envejecida en la piel de su carne; y le dará por inmundo el sacerdote, y no le encerrará, porque es inmundo.
Dotado de gracia y gentileza, y siendo de los más poderosos señores del país, habría despertado la simpatía de la cacica más rebelde; pero perdida de amores su alma por la cruel Loarina, podía aspirar tan solo a la lenta y continua agonía de una existencia triste y solitaria; como el vivir de envejecida seiba, abandonada de los pajarillos que su seno albergó y que la festejaban con sus cantos.
Verdad es, que algunos jefes políticos poseídos del espíritu del Gobierno, tuvieron no pequeña parte en varias elecciones; mas no toda la necesaria para impedir que dejasen de ser electos, hombres de carácter, instrucción y probidad capaces de llenar sus deseos: a fin, pues, de realizarlos tomaron en consideración el mal, y meditaron su cura; mas era la llaga envejecida, y los instrumentos para su curación, estaban en manos del autor de aquella, y era imposible arrancárselos sin un funesto estremecimiento53.
Como es verdad, señor Presidente, México padece una crisis que será pasajera, pero no lleva en su espíritu el pesimismo, el miedo y el cansancio de esta admirable Europa, más que vieja, envejecida por el dolor y las ambiciones desmesuradas de unos cuantos.
Media hora después, cuando nuestro héroe volvió a montar en su caballo, llevaba aprendido de labios del tío Antón todo cuanto deseaba conocer de la vida de Dolores: cómo la liviana pasión de ésta con el hijo del amo del lagar de Pizarrozo había tenido por resultante un rapaz, a la sazón un chavalete alto y espigado como un pino; cómo a la muerte de sus tíos -su único amparo en su desventura- había tenido que trabajar para ella y para su hijo en el lagar de los Puchetas; cómo envejecida...