entusiasmado


Búsquedas relacionadas con entusiasmado: entusiasmada
Traducciones

entusiasmado

entusiasmato, eccitato

entusiasmado

ثَائِر

entusiasmado

rozrušený

entusiasmado

spændt

entusiasmado

aufgeregt

entusiasmado

innoissaan

entusiasmado

excité

entusiasmado

uzbuđen

entusiasmado

興奮した

entusiasmado

흥분한

entusiasmado

opgewonden

entusiasmado

opprømt

entusiasmado

podniecony

entusiasmado

empolgado

entusiasmado

upphetsad

entusiasmado

ตื่นเต้นดีใจ

entusiasmado

heyecanlı

entusiasmado

phấn khích

entusiasmado

兴奋的
Ejemplos ?
Había tenido un marido, había encontrado en el mundo a David Copperfield, a quien siempre, desde que nació, le habían entusiasmado las muñecas de cera.
Sólo vi que la lagartija se quedaba sorprendida sacando su escalofriante y desplegada lengua mientras yo exclamaba entusiasmado ¡fuerte soy!
Formaban relatos de aparente sin sentido, pero que al leerlos en voz alta, parecían sugerir curiosas y entretenidas significaciones. Entusiasmado continué su lectura...
Al partir de Mercedes, el 11 de abril para la campaña militar que ahora culminaba, Artigas había anunciado la certeza de la venida de los soldados porteños a nuestros improvisados milicianos al decirles en proclama inaugural: “ Leales y esforzados compatriotas de la Banda Oriental del Río de la Plata: vuestro heroico entusiasmado patriotismo ocupa el primer lugar en las elevadas atenciones de la Exma.
Para poder escribir bien sobre un asunto es necesario no interesarse más por él; el pensamiento que se ha de expresar con serenidad debe haber pasado ya del todo, no ocuparle ya más a uno realmente. En tanto que el artista crea y está entusiasmado se encuentra cuando menos en una disposición iliberal para la comunicación.
Sus frondosos bosques; sus verdes praderas, cubiertas de abundante pasto, donde se crían y ceban hermosos becerros y lucias vacas que dan mantecosa leche; y la rica copia de flores, frutas y hortalizas que hay allí por donde quiera, valían mucho más, según el gallego, que los áridos cortijos, que las estériles llanuras sin árbol que les preste sombra y sin chispa de hierba, y que los sombríos olivares y viñedos de Andalucía. Entusiasmado cierto día el galleguito, comparando la ruindad y pequeñez de las plantas andaluzas con la lozanía y tamaño colosal de las de su tierra, llegó a hablar de una col que había crecido en un huertecillo cultivado por su padre.
Al poco tiempo el aprendiz pintaba mejor que el maestro; pero vio las estatuas de los jardines célebres de Lorenzo de Médicis, y cambió entusiasmado los colores por el cincel.
Ese Giuseppe, que en Italia no había comido carne sino en ciertos días de fiesta grande, había quedado entusiasmado al ver pendiente del alero de su rancho un capón entero carneado para él solo por don Ruperto.
La entrada de la Rabicortona hizo levantarse al Pímporrío, e, cual, recordando las actitudes en que solía subyugar las hembras más indóciles y descontentadizas en sus ya remotas mocedades, plantóse la mano derecha en la cintura, echóse con la zurda el blanco pero sobre la sien y sin arquear el busto, por tenerlo ya más quearqueado por la edad, exclamó comiéndose a aquélla con los ojos: -¡Olé ya por las jembras de chipé, de bandera, de tronío, y bendita sea la yunta que inventó tu dinastía! La recién llegada soltó el quitasol y exclamó riéndose al par que le tomaba ligeramente la cara al entusiasmado Pimporrio.
También se me indicaba leer a William Kilpatrick, Roger Cousinet, Alphonse Ferrière, María Montessori, Celestin Freinet y tantos otros más; pero sin duda el más inquietante era quien había sido su compañero en la universidad: Jean Piaget y sus discípulos. No me aterré, sino entusiasmado y fervoroso me lancé a leerlos, reflexionar en sus ideas y a tratar de aplicarlos.
Todavía ayer no éramos dueños de un terrón donde reclinar la cabeza; hoy todo es nuestro. RAMÓN (Entusiasmado.) A ti te lo debemos todo, Marcos.
Y he visto en seguida para cada capricho, para cada extravagancia, para cada género dramático un templo suntuoso, y unos artistas especialísimos, y un público animado, numeroso y espléndido que devora, entusiasmado, lo que los autores producen, ejecutan los artistas y decoran los especuladores, todos en la más perfecta inteligencia.