entretelas

entretelas

(entɾe'telas)
sustantivo femenino plural
asuntos o sentimientos más íntimos de una persona Nadie ni nada iba a develar las entretelas de su alma.
Ejemplos ?
La descripción exterior que de los gregüescos se hace en las citadas Ordenanzas de calceteros, en 1588, advierte que "si los gregüescos fueran estofados, o de raso, o de tafetán, o de terciopelado, o de tela de oro, o de otra cualesquier telas, llevan las entretelas de caniquí o de otro lienzo negro que sea delgado, y los aforros de encima sean de lienzo blanco que no sea caniquí".
También se escogen los forros interiores y las entretelas así como otras partes estéticas que componen la prenda: botones, cordones, cremalleras, etc.
En el año 1979, Josefina Plá expresaba a cerca de la obra infantil de Gladys Carmagnola: “Hay en el libro demasiada ternura, si no conociéramos a Gladys y no supiéramos que ella es pura ternura; que esa dulzura es su acento y de sus imágenes no es sacarina de recetario sino auténtica miel de las entretelas del corazón”.
Lucía un par de ojos negros que eran como dos torpedos cargados con dinamita y que hacían explosión sobre las entretelas del alma de los galanes limeños.
Pero como tengo ya treinta años en ca uno de mis pinreles y no sé montar en bicicleta, por velay usté, he llegao tarde, y si no es por usté me voy sin enterarme de si se había dío o no ese jarto e pringüe y jartico e roar a quien no pueo ver ni en pintura. -¿Y por qué no puée usté ver ni en pintura a mi compadre, señora, cuando mi compadre tiée durce jasta las entretelas...?
Hallábase Gómez de Baeza en la puerta de su tienda, conversando con un amigo, cuando apareció por la esquina la jamona; y maldito si el mancebo sintió el más leve movimiento revolucionario en las entretelas del alma.
La linda señorita D.ª Eufemia tuvo más maña y arte que otras y logró hacer en el corazón de nuestro héroe la herida amorosa más profunda que hasta entonces había traspasado sus entretelas llegando a lo más vivo.
DE SA1NT-ANGE: Que mi querida Eugenia esté completamente segura de que Dolmancé le explica mi corazón, igual que el de todas las mujeres, como si le hubiéramos abierto sus entretelas.
¡Quién fuera la canaria de ese canario!» Ella, una linda muchacha de veinte primaveras muy lozanas, limpia como onza de oro luciente, hacendosa como una hormiga y hembra muy mucho de su casa y de su marido, a quien amaba con todas las entretelas y reconcomios de su alma.
La viudita se diría para las entretelas de su alma, como la doctora de Ávila cuando bajo santa obediencia la impuso su superiora que no ayunase: ¿Obediencia y torreznos, madre abadesa?
Como moças gallegas dexávanse caer, que digamos, y tan como moças gallegas se despedían que, ansí como ellas no se van con las manos en el seno, ansí éstas se llevavan parte de las entretelas.
La Pelirroja cogió entre las suyas la mano de aquélla y, después de examinarla con cómica gravedad, exclamó con acento de agitanadas cadencias: -Por Dios uno y trino, salá de mis entretelas, lo que te voy a platicar va a ser tan verdad como lo que se dice en la misa.