enrejado


También se encuentra en: Sinónimos.

enrejado

1. s. m. CONSTRUCCIÓN Verja o cerramiento de un recinto hecho con rejas un enrejado protegía la finca de los curiosos. cancela
2. Conjunto de hierros o cañas entrecruzados para proteger o cubrir algo.
3. CONSTRUCCIÓN Conjunto de varillas de hierro que refuerzan los cimientos de un edificio. emparrillado
4. TEXTIL Bordado hecho en forma de malla poco densa.

enrejado

 
m. Conjunto de rejas.
Especie de celosía de cañas o varas entretejidas.
Emparrillado.
Labor de mano hecha entretejiendo y anudando hilos.

enrejado

(enre'xaðo)
sustantivo masculino
1. conjunto de barrotes metálicos que rodean o protegen algo pintar el enrejado de la ventana
2. labor consistente en entretejer hebras de alguna cosa hacer un enrejado de caramelo sobre la tarta
Sinónimos

enrejado

sustantivo masculino
Traducciones

enrejado

caillebotis

enrejado

Gitter

enrejado

enrejado

enrejado

סריג

enrejado

格子

enrejado

격자

enrejado

Lattice

enrejado

SM
1. (= rejas) → grating; [de ventana] → lattice; (en jardín) → trellis; (de jaula) → bars pl
enrejado de alambrewire netting, wire netting fence
2. (Cos) → openwork
Ejemplos ?
A la escasa claridad que se filtraba por el enrejado de la ventana, su descarnado cuerpo de esqueleto aparecía en toda su horrible miseria fisiológica.
Atardecía, pero ellos permanecían con el pensamiento fijo en otros climas, a la sombra de las camareras, apoyados en la pasarela blanca. El viento soplaba yodado en las olas y Elsa miraba las aguas a través de cuyo enrejado cambiante se animaba su sombra.
Junto al tronco gris de la higuerilla el pozo abrió su boca negra y peligrosa y en los bordes crecían trigos y maíces abandonados a su propia cuenta. Un pallar, de enormes hojas verdes y blanquecinas se enredaba con delicadeza en el enrejado que limitaba el jardinillo.
14 El candelero de la luminaria, y sus vasos, y sus candilejas, y el aceite para la luminaria; 15 Y el altar del perfume, y sus varas, y el aceite de la unción, y el perfume aromático, y el pabellón de la puerta, para la entrada del tabernáculo; 16 El altar del holocausto, y su enrejado de metal, y sus varas, y todos sus vasos, y la fuente con su basa; 17 Las cortinas del atrio, sus columnas, y sus basas, y el pabellón de la puerta del atrio; 18 Las estacas del tabernáculo, y las estacas del atrio, y sus cuerdas; 19 Las vestiduras del servicio para ministrar en el santuario, las sagradas vestiduras de Aarón el sacerdote, y las vestiduras de sus hijos para servir en el sacerdocio.
La monja, rabiosamente, con el peso de su débil cuerpo y el escaso vigor de sus bracillos de anémica y sedentaria, pretendía arrancar el primer enrejado...
5 Y lo has de poner dentro del cerco del altar abajo; y llegará el enrejado hasta el medio del altar. 6 Harás también varas para el altar, varas de madera de Sittim, las cuales cubrirás de metal.
29 Y el metal de la ofrenda fue setenta talentos, y dos mil cuatrocientos siclos; 30 Del cual hizo las basas de la puerta del tabernáculo del testimonio, y el altar de metal, y su enrejado de metal, y todos los vasos del altar.
Allá abajo, las losas del patio recién fregadas lucían al sol; en el centro, el hundido sumidero formaba un negro y férreo ombligo. La niñera se retiró amedrentada; pensó advertir el frío, la dureza del enrejado en el rostro, en las sienes.
Al fin pude ver los barrotes sombreados cual enrejado que forjado en plomo se moviese por el muro blanqueado frente a mi camastro de tablas y supe que en un lugar del mundo era roja el alba horrible de Dios.
II La penumbra de sus noches se agiganta en el desierto de su andanza adormecida, extraviada en el páramo de su camastro enrejado...
Sabía que iba a morir, que la justicia de los hombres lo buscaba, encarnizadamente, pero él, con su revólver en el bolsillo, los codos apoyados en las rodillas, el rostro enrejado en los dedos, la mirada fija en el polvo de la enorme habitación vacía, hablaba impasiblemente.
II Y su silueta se encerró en las celdas donde grutas arenarias lo enraizaron a violentos recuentos con el odio que rasgaron su figura y en un mórbido esplendor de sus ajadas tierras sucumbió bajo la impávida mixtura de su confusión. Enrejado en su yerma silueta calcinada se le hundieron de cenizas las espaldas y disperso en las cuevas infinitas de sus ansias ya no pudo salir de sus dominios extraviándose en lo interno de los fuegos...