enredarse


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con enredarse: aburre

enredarse

(enre'ðaɾse)
verbo pronominal
1. desenredarse quedar trabadas cosas como hilos o cuerdas, o una persona o animal entre hilos o cosas parecidas El gato se enredó jugando con el ovillo.
2. confundirse al decir o hacer algo Se enredaba tratando de relatar lo sucedido.
3. meterse alguien en un asunto comprometedor enredarse en un crimen
4. empezar una discusión o pelea Nos enredamos por una tontería.
5. distraerse o entretenerse alguien enredarse con chismes
6. tener una relación amorosa o sexual sin intención de formalizarla Se enredó con una muchacha que conoció en el bar.
Sinónimos
Ejemplos ?
Estas alas ayudan a cubrir terreno desigual y peligroso, obstáculos de roca, y material de las bolsas de aire que haya quedado y que pueda enredarse en las llantas del rover.
Tuvo un momento de perplejidad en que se preguntó si no sería más cuerdo volver sobre sus pasos a enredarse y maltratarse de nuevo en el cafetal enfadoso, porque su instinto silvestre y seguro le advirtió mayores peligros en aquel paraje abierto que delante de él subía hasta los mismos pies del Avila.
Pero debajo de su máscara de indiferencia, posee un corazón bondadoso. Takeya tiende a enredarse en los problemas, y pasa más tiempo preocupado por los problemas que por resolverlos.
En la actualidad la población de la ballena franca glacial en el Atlántico occidental cuenta con unos 350 ejemplares (en 2003 un mínimo de 342 ejemplares) y desde 1986 han muerto 50 ballenas, de las cuales al menos 19 por colisiones con navíos y 6 al enredarse en redes.
En realidad, los mummudrai son una especie de parásitos que nacen sin cuerpo en el plano astral, y sólo a través de enredarse con el desarrollo de la mente telepática de Charles Xavier fue que Cassandra Nova creó un cuerpo para sí misma.
Todos estos hechos que se manifestaron en una negativa rotunda para defender nuestros territorios, tuvieron la protesta muda, pero muy elocuente, de varios militares que no quisieron enredarse en la complicidad de la trai-5n.
Florina vestía con mucha sencillez trajes cortos y lisos para no enredarse en las matas, zapatos flojos para correr y un sombrerillo de paja; pero era tan linda, que Amado la miraba con gusto.
Y mientras iba y venía el mate, servido por un par de ojos negros que parecían tomar el más vivo interés en lo que se decía, se cambiaban preguntas y contestaciones sobre esto, aquello y lo otro, dando rodeos y vueltas el forastero, como para evitar de hablar de las vacas, lo único que le importaba, y dejándolo, por su parte, don Filemón, enredarse en charlas sin rumbo, cortadas de silencios molestos, hasta que cansado de tantas partidas, ya largaba el otro: -¿Será cierto, don Filemón, que quiere vender vacas?
Sin embargo, muchos honorables devotos de Mahoma creían que éramos novios en viaje de bodas, y, naturalmente, sus ofertas iban siempre dirigidas a mí. Lo más notable del caso es que yo no estaba enamorado de Arsenia ni Arsenia pensaba en enredarse conmigo.
El arco estaba cerrado por un ligero tabique, recientemente construido y blanco como la nieve, en medio del cual se veía, como contenida en la primera, una pequeña ventana con un marco y sus hierros verdes, una maceta de campanillas azules, cuyos tallos subían a enredarse por entre las labores de granito, y unas vidrieras con sus cristales emplomados y su cortinilla de una tela blanca, ligera y transparente.
Manolo sabía que Dolores Roa era incapaz de espionaje, y que si llegasen a traerle chismes y delaciones, antes prestaría fe a las palabras del hombre amado que a las de los extraños; así es que, no mucho después de la boda, comenzó a enredarse en aventurillas galantes, y acabó por establecer relación íntima con una de las amigas de Dolores, señora de la mejor sociedad, esposa de un banquero que hacía continuos viajes a París, Londres y Hamburgo, lo cual daba a los amantes facilidad para verse y pasar reunidos largas horas.
Procura en la espesura más preñada el mozo desdichado de escaparse; mas el traer la espalda así cargada, malogra cuanto intenta por salvarse. No conoce el lugar, yerra la estrada, y vuelve entre las zarzas a enredarse.