enramada


También se encuentra en: Sinónimos.

enramada

1. s. f. Ramaje espeso y entrelazado el zorro se internó en la enramada del sotobosque. espesura
2. Adorno hecho con ramas de árboles.
3. CONSTRUCCIÓN Cobertizo hecho de ramas. chamizo

enramada

 
f. Conjunto de ramas de árboles, espesas y entrelazadas.
Adorno formado de ramas de árboles.
Cobertizo hecho de ramas de árboles para sombra o abrigo.

enramada

(enra'maða)
sustantivo femenino
1. conjunto espeso de remas de árboles entrelazadas entre sí de forma natural Descansaron en el bosque a la sombra de una enramada.
2. adorno que se hace usando ramas de árboles Pequeñas y delicadas enramadas adornaban las mesas del baile.
3. cobertizo que se hace entrelazando ramas de árboles La lluvia se filtraba a través de la enramada.
Sinónimos

enramada

sustantivo femenino

enramada:

malezachamizo, fronda, cobertizo, follaje, espesura,
Traducciones

enramada

arbour, bower

enramada

SF
1. (= follaje) → leafy foliage
2. (Cono Sur) (= cobertizo) → arbour, arbor (EEUU), cover made of branches
Ejemplos ?
No poco gustaba ella de ir por intrincados senderos, por donde había más flores, por donde era más tupida y frondosa la enramada.
Ese obelisco que se alza sobre su enramada oscura, la gloria y la desventura divinizando a la par: ese silencioso Tíboli que a su enverjado se asoma a derramar el aroma de su abundoso azahar: y ese purísimo cielo tras cuyo azul cortinaje alumbra este paisaje tu lámpara colosal, me hacen, ¡oh luna!, tan bello en estas noches el prado, como el jardín encantado de una leyenda oriental.
—Cuando Él enciende en el hombre el fanal de la esperanza, más noble porvenir darle pretende, dicha más perenal al hombre alcanza.» En estos pensamientos embebido, se alejaba Genaro de Sevilla por sendero escondido en la umbría enramada, y de un arroyo por la amena orilla de césped tapizada.
Algún olmo que escondido creció entre la hierba blanda sobre las aguas tendido se reflejaba perdido en su cristalina banda. Y algún ruiseñor colgado entre su fresca espesura daba al aire embalsamado su cántico regalado desde la enramada oscura.
Y al contemplar aquella lozana vegetación, tan caprichosamente distribuida como no pudiera imaginárselo el más diestro jardinero, exclamó, hasta con fe en las palabras del poeta: esperando, tal vez, que abriéndose las zarzas dejaran libre paso a la misma Galatea. Así es que al oír agitarse la enramada inmediata, no se sobrecogió lo más mínimo, en espera, como estaba, de algún prodigio.
Su gallardo cuerpo adorna de muselina enramada un vestido; con la diestra recoge la undosa falda, y el pie primoroso y breve, que apenas su huella estampa en la movediza arena, más limpio desembaraza.
Allí armaduras se bruñen, aquí se bordan gualdrapas, acá se recaman vestes, allá se templan espadas. Las banderas y penachos, los pendoncillos y lanzas, las enseñas y divisas forman espesa enramada.
Arrancóle del soliloquio un estallido de goce que parecía brotar de la serenidad del cielo. Un par de muchachas reían junto a él, y era su risa como el gorjeo de dos pájaros en una enramada de flores.
280 Vulgo lascivo erraba al voto del mancebo, el yugo de ambos sexos sacudido, al tiempo que, de flores impedido el que ya serenaba 285 la región de su frente rayo nuevo, purpúrea terneruela, conducida de su madre, no menos enramada, entre albogues se ofrece, acompañada de juventud florida.
Acarició mi frente que se hundía entre acerbos pesares; y lleno de dulzura y de armonía díjome sus cantares. Y ¡ay!, eran dulces cual sonora lira, que vibrando se siente en lejana enramada, adonde expira su gemido doliente.
Amorcillos con guirnaldas, ninfas vestidas de encajes, galantes cazadores y venados de enramada cornamenta poblaban la tapicería del muro, y sobre las consolas, en graciosos grupos de porcelana, duques pastores ceñían el florido talle de marquesas aldeanas.
De la enemiga tribu prisionero y próximo a sufrir muerte cruenta, atado al tronco el índico guerrero las breves horas de su vida cuenta; inmóvil, silencioso y altanero, no a sus contrarios apiadar intenta; su suerte acepta; y de la turba impía desdeñoso la saña desafía; en lo pasado engólfase su mente largo tiempo, al rumor que en la enramada forma el viento que le habla tristemente de su selva, su choza y de su amada...