enojado


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con enojado: creido, agotado, equivocado
Sinónimos

enojado

, enojada
Traducciones

enojado

böse, zornig

enojado

ADJangry, cross, mad (EEUU)
dijo, enojadohe said angrily

enojado-a

a. angry, fretful.

enojado -da

adj angry, mad
Ejemplos ?
Pues el duendecillo estaba en la cocina vigilando el puchero; hablaba, pero nadie lo atendía, excepto el gato negro, el «ladrón de nata», como lo llamaba la mujer. El duendecillo estaba enojado con la señora porque -bien lo sabía él- no creía en su existencia.
-¡Sin embargo, Ccndesa, yo no puedo aceptar!... -observó el Marqués, entre complacido y enojado. -¡Lo que no podrá usted nunca es privarme de la alta honra que el cielo me deparó ayer!
es una pequenez... ¡Paciencia!... no está Dios muy enojado... hay que aceptar lo que buenamente TÍOS envía... Téngase en cuenta que casi siempre el compañero era al- gún diputado monosilábico, de esos cuya elocuencia parlamen- taria se encierra en decir si ó noj ajustándose á la consigna ministerial.
¡Oh!... decidme, ¿murió enojado contra mí? STAUFFACHER.––Poco antes de morir ha sabido lo que habíais hecho, y ha bendecido el valor con que hablasteis.
El enamorado se cuadró, tartamudeó algunas frases confusas, y huyó de allí enojado consigo mismo y acusándose de una profanación moral, tan inoportuna como necia.
Lejos de mostrarse el tío Blas satisfecho de lo que la viuda le decía, la miró fosco y enojado y le dijo: -Pues yo, señá Nicolasa, no estoy agradecido ni mucho menos.
Oyóla Febo Apolo, e irritado en su corazón, descendió de las cumbres del Olimpo con el arco y el cerrado carcaj en los hombros; las saetas resonaron sobre la espalda del enojado dios, cuando comenzó a moverse.
Pónense en pié, levantan la mano, y, por turno, pronuncian las palabras sacramentales. Entre confuso y enojado dice el Maestro: -Vayan; pero cada cual por su lado, y cuidado con ajuntasen.
Mas el héroe, enojado con Agamemnón, pastor de hombres, permanece en las corvas naves, que atraviesan el ponto, y somos muchos los capaces de pelear contigo.
Mas éstos no se curaban entonces del combate horrísono, por no tener quien los llevara a la pelea: el divino Aquileo, el de los pies ligeros, no salía de las naves, enojado a causa de la joven Briseida, de hermosa cabellera, a la cual hiciera cautiva en Lirneso, cuando después de grandes fatigas destruyó esta ciudad y las murallas de Tebas, dando muerte a los belicosos Mines y Epístrofo, hijos del rey Eveno Selepíada.
Te diré lo que considero más conveniente y nadie concebirá una idea mejor que la que tuve y sigo teniendo, oh vástago de Zeus, desde que, contra mi parecer, te llevaste la joven Briseida de la tienda del enojado Aquileo.
GARCIA. Díle que soy el Príncipe, que, enojado, incrédulo y porfiado, celos pidiéndote estoy. Que ella la verdad refiera; y si concuerda contigo, que estoy satisfecho digo.