enjuto

(redireccionado de enjutos)
También se encuentra en: Sinónimos.

enjuto, a

(Del lat. exsuctus < exsugere, chupar, absorber.)
1. adj. Que está muy delgado después de la huelga de hambre se quedó enjuto y muy pálido. delgado, flaco gordo, grueso
2. s. m. pl. Tascos y palos secos que se emplean para encender el fuego.
3. Bocados ligeros que se toman acompañando una bebida. tapa

enjuto, -ta

 
adj. Delgado (flaco).
m. pl. Tascos y palos secos para encender lumbre.

enjuto, -ta

(en'xuto, -ta)
abreviación
1. gordo que es muy delgado un perro enjuto
2. que es escaso en palabras o actos Habla con un vocabulario enjuto y directo.
Sinónimos

enjuto

, enjuta
adjetivo
Traducciones

enjuto

ADJ
1. (= flaco) → lean, skinny
2. [economía] → lean, lean and fit
3. (= seco) → dry, dried
Ejemplos ?
«Es una criatura infame, que no tiene perdón ni de Dios ni de los hombres», decía al oír nombrar a una pobre adúltera y un fulgor de indignación le iluminaba los ojos apagados y un temblor de ira le hacía temblar los enjutos labios.
La luna plateaba el paisaje hermosamente bravío; mansa brisa hacia ondular las ramas de los nogales y quejigos; de vez en cuando cruzaba el espacio con vuelo blando y silencioso alguna que otra ave agorera proyectando en las riscosas faldas su fantástica silueta fugitiva; el silencio de la noche era turbado únicamente por el sonoro latir de los mastines, que velaban en los blancos caseríos y por el lento caminar de los contrabandistas que, jinetes en caballos enjutos y voladores, precedían y escoltaban las poderosas acémilas por las más ocultas veredas.
Pasé por las cabañas de los peones y vi cómo nacen y crecen esos esclavos; con mis dedos sutiles toqué las carnes sin abrigo de los pequeños, los senos lacios y enjutos de las madres feas y bestializadas por las miserias y los maltratos; toqué las facciones del hambre y de la ignorancia; pasé por los palacios y recogí el gruñido de las envidias, el regüeldo de las harturas, el sonido de las monedas contadas febrilmente por los avaros, el eco de las órdenes liberticidas; palpé en mi mano invisibles tapices, mármoles dorados, joyas con que se adornan para valer algo los que nada valen.
Otro mirlo pareció contestar al del Caracolo, y momentos después franqueaba éste la primera línea de rocas y topábase con Cayetano y su gente en reducidísima planicie, donde las poderosas acémilas y los enjutos caballos desaparecían casi del todo como bajo una lluvia torrencial de bien olientes matujos.
Hogaño he mercado en Alba una yegua de Peñalba de rutilante mirar, tres años, negra, cuatralba, rica sangre y buen andar; un precioso bruto fiero con nobleza de cordero, blondas crines y ancha nalga, músculos curvos de acero y enjutos remos de galga.
Quantos indios vimos desde la Florida aqui, todos son flecheros, y como son tan crescidos de cuerpo y andan desnudos, desde lexos parescen gigantes. Es gente a maravilla bien dispuesta, muy enjutos/y de muy grandes fuerças y ligereça.
Viendo que pasaban los meses y los años sin saber de ti, por muerto te dimos, rezamos un Padrenuestro por tu alma y… se llenaron de lágrimas muchos ojos. Leonardo Sí, lo creo. Tomillo Los míos no quedaron enjutos. Leonardo (Abrazándole.) ¡Pobre Tomillo!
¡nu'hay que creer en ellas! Mis ojos ya enjutos debieron abrirse tamaños: tal fue mi sorpresa. Aquello no podía acomodarlo; pero Frutos lo decía, y así tenía que ser.
13 Ephraim, según veo, es semejante á Tiro, asentada en lugar delicioso: mas Ephraim sacará sus hijos al matador. 14 Dales, oh Jehová, lo que les has de dar: dales matriz expeliente, y enjutos pechos.
En sus mohosas grietas, asomados Estarán los desnudos esqueletos, Al juicio de su Dios aparejados, Silenciosos, estúpidos y quietos; Y a trechos en montones apilados, El plazo aguardarán juntos y prietos, Con sus despojos reemplazando enjutos Templos, palacios, árboles y frutos.
Algunos hombres, modelos de abnegación y patriotismo, como Serrano, Topete y Dulce, en primera fila, y en segunda el duque de Montpensier, que no podían contemplar el desastroso cuadro con ojos enjutos, acudieron al heroico pueblo del Dos de Mayo, a la altiva raza de los Guzmanes y Padillas, sin más excitación que el magnetismo de una mirada; España entera se levantó «como un solo hombre» contra el mismo poder que la arrastraba al abismo.
Tuvo por más fina y autorizada demostración vengar su muerte con la de César, que llorarla con los ojos, que a pesar de sus sentimientos mostraba enjutos.