Ejemplos ?
Dos años después, un joven Antonio Cánovas del Castillo hacía sus pinitos en la novela histórica decimonónica con La campana de Huesca: (crónica del siglo XII), una obra de escasa enjundia literaria.
Después de la independencia de México en 1821, la misión de Nuestra Señora de Loreto entró en decadencia, el Fondo Piadoso de las Californias instituido a favor de los jesuitas por el marqués de Villapuente de la Peña y su esposa la marquesa de las Torres de Rada, para apoyar la evangelización de las californias desapareció con su expulsión, los indígenas de la región desaparecieron por las enfermedades que llevaron los europeos a la península, los franciscanos al marchar hacia la Alta California cedieron el lugar a los dominicos que no traían la enjundia de los primeros misioneros...
Durante más de treinta años el conocido como Andrenio por el personaje de Baltasar Gracián ha publicado miles y miles de artículos de crítica literaria llenos de enjundia, sin traspasar nunca los límites de la corrección, lleno de sugerencias e ideas y envuelto siempre en un maduro escepticismo.
Principales Ecosistemas Flora Flores: rosales, gardenias, jazmines, dalias, girasoles, copas de oro, buganbilia, flor enjundia, cempazuchitl, cuna de moisés, tulipanes, amor de un rato, geranio, pico de pato, cola de pato, paragüito, nochebuena, chamiso, cacalozuche, itayatas.
En las barriadas únicamente se hablaba de las hazañas de Hilario "El Moco" López, "El Patarato" Sánchez, "La Yegua" Camarena, las atrapadas de Alfonso Ávila y el juego recio de "El Titlas" Valencia, mientras que en las colonias se hablaba del buen juego desempeñado a lo largo de la temporada por los hermanos Gerónimo y Anastasio Prieto, la enjundia de "El Perico" Huerta y la sobriedad de Ángel Bolumar.
Se trata del último poema de gran enjundia compuesto por el lírico cordobés, y supone la culminación de la fusión entre el estilo burlesco y el sublime.
Y hago esta salvedad digna de un lego confitado, no tanto en descargo de mis culpas, que no son pocas, y de mi conciencia de narrador, que no es grano de anís, cuanto porque esa es gente de mucha enjundia con la que ni me tiro ni me pago, ni le debo ni le cobro.
Caminos subterráneos, forados abiertos por medio del fuego, escalas de alambre y otras invenciones mecánicas revelaban, amén de la seguridad de sus golpes, que los ladrones no sólo eran hombres de enjundia y pelo en pecho, sino de imaginativa y cálculo.
Pero la quería con toda su alma, y ella lo quería también; pero es el hombre quien debe pronunciar la primera palabra, así lo pensaba también la figura del cuento. ¡Tenía mucha enjundia aquella historia!
Eran dos frailes de poco meollo, de ninguna enjundia, modestos y de austeras costumbres; como quien dice, dos frailes de misa y olla y pare usted de contar.
Entre el "crosta" de botines destartalados, pelambre mugrientosa y enjundia con más grasa que un carro de matarife, y el vagabundo bien vestido, soñador y escéptico, hay más distancia que entre la Luna y la Tierra.
Sólo hay un par de objeciones más que tienen suficiente enjundia para admitir ser enunciadas." OBJECIÓN DE QUE UN SISTEMA INDUSTRIAL NACIONALIZADO AMENAZARÍA LA LIBERTAD.