Ejemplos ?
Nosotros la hemos confundido, dice, con el orarium, que era una tira de lienzo de que se servían los que querían estar limpios, para enjugarse el sudor del cuello y del rostro; por último, el manípulo, en latín manipula, no era más que una servilleta o una especie de pañuelo puesto sobre el brazo para servirse de él en el altar.
Era originariamente un lienzo delgado, del cual se servían para enjugarse el rostro las personas limpias y de alguna consideración.
Cuando otro le ofreció un pañuelo con el que enjugarse la sangre, Robespierre se lo agradeció con un Merci, monsieur, las últimas palabras de las que se tiene constancia que pronunció antes de ser guillotinado.
Quédase mustio y cariacontecido entre Vico y el cargo de mero contribuyente; y, después de enjugarse las sempiternas lágrimas con la servilleta de los Elíseos Campos, opta por el Congreso y se dedica a confeccionar, in partibus, un proyecto de Constitución.