enhorabuena


También se encuentra en: Sinónimos.

enhorabuena

1. s. f. Felicitación que se da a una persona por lo que ha hecho o le ha sucedido le dio la enhorabuena por su ascenso.
2. adv. En hora buena, con bien y felicidad.
NOTA: También se escribe: norabuena

enhorabuena

 
f. Felicitación.
adv. m. Con bien, con felicidad.

enhorabuena

(enoɾa'βwena)
sustantivo femenino
expresa alegría por algo bueno o positivo que le ha pasado a otra persona Tuvo la enhorabuena de ganar la lotería.
indica que a una persona la pasado algo bueno o positivo Está de enhorabuena con el nacimiento de su hijo.

enhorabuena


adverbio
con felicidad ¡Enhorabuena! Por fin se graduó.
Sinónimos

enhorabuena

sustantivo femenino

dar la enhorabuena locución felicitar, congratular.
Traducciones

enhorabuena

مَبْرُوك

enhorabuena

blahopřeji

enhorabuena

lykønskninger

enhorabuena

Glückwünsche

enhorabuena

congratulations

enhorabuena

onnittelut

enhorabuena

félicitations

enhorabuena

Čestitam!

enhorabuena

おめでとう

enhorabuena

축하

enhorabuena

gefeliciteerd

enhorabuena

gratulasjoner

enhorabuena

gratulacje

enhorabuena

parabéns

enhorabuena

gratulationer

enhorabuena

การแสดงความยินดี

enhorabuena

tebrikler

enhorabuena

những lời chúc mừng

enhorabuena

祝词, 祝贺

enhorabuena

Поздравления

enhorabuena

祝賀

enhorabuena

מזל טוב

enhorabuena

SF
1.congratulations pl
¡enhorabuena!congratulations!
dar la enhorabuena a algnto congratulate sb
estar de enhorabuenato be in luck, be on to a good thing
2. enhorabuena quethank heavens that ...

enhorabuena

interj (Esp; obst, etc.) Congratulations!
Ejemplos ?
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos; cuando se tuvieron pormenores de aquella admirable constancia del joven mártir, que repetía en las torturas, al sentir las agudas cuñas hincársele en los dedos apretados por tablillas y en las piernas sujetas al cepo: «Jesús mío, sólo te pido que los salves, que les abras los ojos», refiriéndose a los impasibles verdugos que le atormentaban con asiática frialdad; cuando se comprendió que el expediente de beatificación iba a iniciarse con la rapidez que en casos tales se acostumbra, el obispo de Auriabella quiso venir a Illaos a dar en persona la enhorabuena a los padres del triunfador...
¿Tenemos algunos rieles más, algunas escuelas, algunos pocos miles de habitantes? Enhorabuena; pero ¿qué importancia tiene esto para juzgar de nuestro adelanto, si esos centenares de rieles debieran ser millares, si esas docenas de escuelas debieran ser centenares y si esos pocos miles de habitantes debieran ser millones?
Alcibíades: No puedo nombrarte ni uno solo. Sócrates: Enhorabuena; ¿pero qué pretendes hacer de ti, Alcibíades? quieres seguir como te encuentras, o en fin, quieres mirar por ti?
éjame, Andrés, que de la corte huyendo, de tantos vicios hórridos me aleje, como en mi patria mísera estoy viendo: ni te asombre que, al tiempo que los deje, ya que enmendarlos mi razón no pueda, en sátiras amargas los moteje. Tú enhorabuena contemplarlos queda, tú, a quien fortuna próspera o contraria salir de entre ellos para siempre veda.
Te doy la enhorabuena porque ya te han abierto las Universidades, quiero decir que dejarás de ser autor para volver a tus estudios.
Y, ¡oh colmo del honor y de la amabilidad!, a las diez y media recibió el matrimonio un volante de Mediánez en que decía: «Espéreme usted; voy yo a buscarle en mi coche, y a dar la enhorabuena personalmente a Juana.» A la cual se le cayeron las lágrimas al leer esto.
Antoñito está de enhorabuena: le concedieron la gracia de capitán, con sueldo y todo, por los méritos de su padre, que hace ya lo menos cuatro años que está sirviendo a S.
También está Miguel de enhorabuena, porque le han hecho nada menos que teniente: verdad es que llevaba cuarenta y dos años de servicio, con haberse hallado en todos los encuentros de importancia que ha habido en ese tiempo, haber estado dos veces prisionero y tener diecisiete heridas, y un ojo de menos.
A propósito, añadía que en su vida se hubiera casado con una viuda, porque él había buscado siempre una mujer nueva para enseñarla a sentir, y se daba la enhorabuena de haberlo conseguido.
-En verdad, señora, que el sombrero que vistes no le trae ningún duque; y si queréis desengañaros con ver quién le trae, dadle licencia que entre. -Entre enhorabuena -dijo ella-, aunque si no fuese el duque, mis desdichas serían mayores.
Por si tal sucede, me apresuro a enviar la enhorabuena al segundo cubano, ya que el primero quiere serlo el general Dulce, según propia confesión en su inolvidable brindis de antaño, al hallarse entre la gente a quien su posición, más tal vez que sus ideas, obliga a perseguir con las balas de sus batallones y los salvoconductos de su puño y letra.
Critón: No, pero llegará sin duda hoy, según lo que refieren los que vienen de Sunio, donde le han dejado; y siendo así, no puede menos de llegar hoy aquí, y mañana, Sócrates, tendrás que dejar de existir. Sócrates: Enhorabuena, Critón, sea así, puesto que tal es la voluntad de los dioses.