engreído

(redireccionado de engreída)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con engreída: engreir, soberbio

engreído, a

adj./ s. Se aplica a la persona creída o convencida de su propio valer. presuntuoso

engreído, -da

(engɾe'iðo, -ða)
abreviación
que muestra orgullo excesivo por las cualidades o actos propios Tienes una novia muy engreída.
Traducciones

engreído

domýšlivý

engreído

vigtigper

engreído

eingebildet

engreído

omahyväinen

engreído

prétentieux

engreído

umišljen

engreído

うぬぼれた

engreído

자만심이 강한

engreído

verwaand

engreído

innbilsk

engreído

zarozumiały

engreído

convencido

engreído

inbilsk

engreído

หัวดื้อ

engreído

kiêu ngạo

engreído

自大的

engreído

/a
A. ADJ
1. (= vanidoso) → vain, stuck-up
2. (LAm) (= afectuoso) → affectionate; (= mimado) → spoiled, spoilt
B. SM/Fbighead, spoiled brat
Ejemplos ?
Se elevarán ahí, con el tiempo, cuando la aldea se haya vuelto ciudad, sepulcros pomposos, ridículo homenaje de la riqueza engreída a la vanidad necia, pero pocos merecerán ser honrados a la par de esa humilde cruz de palo.
siga viendo y se sorprenderá de lo que el hombre ha creado. Esa máquina engreída y programada, orgullo de filósofos apresurados en declarar las falacias de su egoísmo glorificado.
La barbarie paseó altanera y engreída su bandera de exterminio sobre el rebaño mustio, todo se sacrificó en aras del mito: dignidad, derechos, libertad, el pan de los hijos, la castidad de las mujeres, la conciencia humana, el porvenir de la raza, el recuerdo de los antepasados indómitos y batalladores, el pensamiento, motor y riel para el progreso y la civilización.
Para excitar su caridad, para pedir consejo o auxilio, toda criatura humana, por miserable y desvalida que fuese, podía llegar hasta ella, segura de que ella le tendería sin repugnancia sus blancas y piadosas manos, como las de Santa Isabel, reina de Hungría, sobre la inmunda cabeza del tiñoso; pero, si Poldy había de recibir a una persona en su estrado y conversar familiarmente con ella, esta persona necesitaba contar, entre sus ascendientes, héroes y príncipes, y ser además por sí atildado, culto y perfecto dechado de cortesía, de discreción, y de otras mil raras prendas. Alguien calificará tal vez a esta señorita de engreída, fastidiosa y hasta inaguantable.
El feudalismo ha prevalecido casi en todo su rigor, y el íntimo pueblo ha sufrido el peso de una nobleza engreída, y de la opulencia reducida á una clase poco numerosa del reino.
Un año después de establecida la condesa en la hacienda, hizo salir de un convento de monjas de Lima a una esclavita, de quince a diez y seis abriles, fresca como un sorbete, traviesa como un duende, alegre como una misa de aguinaldo y con un par de ojos negros, tan negros que parecían hechos de tinieblas. Era la predilecta, la engreída de Verónica.
La engreída limeña era esposa de uno de los más ricos hacendados del país que, si bien no era de acuartelada nobleza, tenía en alta estima los pergaminos de su mujer.
La sacaron los loqueros entre risas y aceleros que despedía la gran dama enloquecida y en brama. Chicocho en una gran farsa contrató una gran comparsa y a la engreída mujer le rajaron el placer.
Y algunos más, los que sabían las mentiras y las verdades de la historia, le echaban la culpa a los urbanianos. Siempre metiendo la engreída nariz en todo.
La niña, fijándonos desde lo hondo con el par de moras maduras de sus ojazos, parecía decirnos silenciosa y expresivamente: «No me quitaréis mis rizos, no tal...» El lacito colorado, que una coquetería de madre engreída de la belleza de una criatura había prendido cerca de la sien izquierda, era como banderín de la vanidad de aquellos siete u ocho años ya femeniles.
Tilde no ha dado jamás que decir ni esto... No niego que esté engreída con su hermosura; lo está y mucho; pero su única pasión es la compostura, el adorno.
Tan melindrosa era la mimada hija de Abascal, que su padre prohibió quemar cohetes a inmediaciones de Palacio, porque al estallido acometían a la niña convulsiones nerviosas. ¡Repulgos de muchacha engreída!