engorde


También se encuentra en: Sinónimos.

engorde

s. m. GANADERÍA Acción y resultado de engordar al ganado no utiliza piensos para el engorde. ceba

engorde

 
m. Acción y efecto de engordar o cebar el ganado.

engorde

(en'goɾðe)
sustantivo masculino
medio de alimentación que se procura a los animales de los que se aprovecha la carne el engorde del ganado
Sinónimos
Traducciones

engorde

Mast

engorde

engorda

engorde

تسمين

engorde

угояване

engorde

育肥

engorde

育肥

engorde

výkrm

engorde

opfedning

engorde

lihotukseen

engorde

משמין

engorde

gödning

engorde

SMfattening (up)
Ejemplos ?
No debemos creerles simplemente de palabra. No debemos siquiera creerles que cuanto más engorde el capital, mejor cebado estará el esclavo.
Con esta asociación íntima del labrador y del gaucho, obra genuina de la Argentina, no tardó el modesto retazo de Pampa, propiedad de don Manuel, en volverse fuente inagotable de productos opíparos, amontonándose en los galpones las bolsas de cereales y los vellones de lana, irguiéndose por todas partes las parvas de forraje que, hasta en pleno invierno, aseguran el engorde de los animales; y cada día, llovían pesos.
-Control del proceso de producción, con vistas a evitar productos perjudiciales en las carnes, como clembuterol u hormonas de engorde artificial.
Sin embargo, y como era de esperarse, esa situación no podía durar por siempre, y un mal día la bruja vociferó: “Ya estoy cansada de esperar que este niño engorde.
hasta que le da un calambre Y se cai a patalear, y a temblar muy fiero, hasta que se estira el salvaje; y, lo que espira, le sacamos una lonja que apreciamos el sobarla, y de manea gastarla. De ahí se le cortan orejas, barba, patilla y cejas; y pelao lo dejamos arrumbao, para que engorde algún chancho, o carancho.
–Esto se dice en el momento mismo en que el gobierno tiene que iniciar trabajos empeñosos para que el ganado criollo tenga mercados de consumo, porque el saladero se va y el frigorífico no faena sino animales de mestización y engorde.
Poder tener seguros, en el campo de su propiedad, sus animales; poderlos tener seguros y solos, sin mantener gratuitamente los de los vecinos; poder recorrer su campo por todos lados sin encontrar más gente ni más hacienda que la de la estancia; no tener, una o dos veces por día, que repuntar de las orillas al centro todas las vacas para que no se extravíen, con gran daño, por supuesto, de su quietud y de su engorde.
El mercader no tenía ánimo para probar bocado, pero la Bella, esforzándose por parecer tranquila, se sentó a la mesa y le sirvió, aunque pensaba para sí: -“La Bestia quiere que engorde antes de comerme, puesto que me recibe de modo tan espléndido.” En cuanto terminaron de cenar se escuchó un gran estruendo y el mercader, llorando, dijo a su pobre hija que se acercaba la Bestia.
Ellos que tenían apenas, en algunas leguas de campo, unos cuantos centenares de vacas, que las tuvieran muy refinadas, de muy buena raza, de gran cuerpo, de poca asta, de fácil engorde, se comprende, pues así lo necesitaban; pero a la persona de quien se ocupaban, ¿qué le podía importar que sus animales fuesen, -como eran, en realidad-, los últimos en clase, que se pudieran encontrar en la República Argentina?
También dicen de que al borde ha estado de perecer, y se quiere reponer porque ha perdido el engorde Pues no le asientan los pastos, y luego con la escasez que hay por ajuera, esta vez se ha fundido en hacer gastos.
La riqueza agrícola y la ganadería también mejoran con mayor producción de trigo, centeno y garbanzos, vino y aceite de oliva. Se recogen bellotas de encina y alcornoque para el engorde del ganado.
Se encuentra gran variedad y explotación de pequeñas especies tales como, conejos, ovinos, caprinos, aves de postura y de engorde.