ENE


También se encuentra en: Sinónimos.

ene

1. s. f. Denominación de la letra n.
2. adj. coloquial Indica una cantidad indeterminada de cosas resolver ene problemas.

ene

 
f. Nombre de la letra n. .
ENEEstado Nacional Europeo
Sinónimos

ene


ene de palo sustantivo masculino (col.)horca.
Traducciones

ENE

Jan

ENE

Jan

ENE

Jan

ENE

Jan

ENE

Jan

ENE

Ян

ENE

Jan

ENE

Jan

ENE

ABR =estenordesteENE

ene

SF(name of the letter) N
supongamos que hay ene objetoslet us suppose there are X (number of) objects
Ejemplos ?
con la letra EME, el cuarto /a/, con la letra A, y así sucesivamente, el fonema /e/, con la letra E; el fonema Isl, con la letra ESE; el fonema Ipl, con la letra PE; el fonema /n/, con la letra ENE.
a a b be c ce ch che d de e e f efe g ge h hache i i j jota k ka l ele ll elle m eme n ene ñ eñe o o p pe q cu r erre rr doble erre s ese t te u u v uvé x equis y ye w dobleú z zeta Este listado ha sido el aprendido por el alumnado mexicano desde hace décadas y consignado en todos los libros de texto de castellano, Lenguaje, Lengua y Literatura Españolas o Español, según los currícula en los cuales ha aparecido tal materia de enseñanza en las escuelas de educación básica.
La educación de la mujer, en el siglo xvii, era tan desaten- dida que ni en la capital del virreinato abundaban las damas que hubiesen aprendido á leer correctamente; y aun á éslas na se las consentía más lectura que la de libros devotos, autori- zados pwr el gobierno eclesiástico y por la Inquisición, ene- raiga acérrima de que la mujer adquiriese una ilustración que se consideraba como ajena á su sexo.
Cada pared contenía, a veces, más injurias contra el prójimo que las que hogaño se regalan dos gacetilleros cuando rompen pajita.«El oidor tal es un borracho, el alcalde cual un pícaro y el corregidor ene un ladrón», eran los motes que más pululaban.
Sólo que, los domingos, solían reunirse mozos, o para deportes de fuerza física, barras y pelota, o para dar tormento a los naipes. Y no puede uno a veces negarse; un mutil es un mutil, ¡ene!
Convénzase el lector por este tro- cito que, literalmente, copiamos de la página 199 .—«Las fuer- »zas fueron, próximamente, de unos ocho mil hombres de cada »parte, como con buenos datos lo probaremos en nuestra His- »toria, (así será de embustera esa Historia) para donde, igual- emente nos reservamos analizar la conducta de Canterac, y »si hubo ó no traición por parte de este jefe, al que desde »Junín lo llamaban el francés.» No hubo, pues, según el histo- riador loyolista, gran proeza en vencer á número igual de ene- migos, y menos cuando la traición fué aliada de los vencedores.
Eran las nueve de la mañana del 13 de octubre de aquel año, cuando Valentín, entre doble fila de alguaciles y soldados, llegaba al pie de la ene de palo alzada en la plaza Mayor.
No. ¡Que no! Ene, o = NO. En ese desolador paisaje de estadísticas, las más tristes son las que, como recodará el lector de Letras Libres, Gabriel Zaid difundió hace poco en su ensayo “La lectura como fracaso del sistema educativo”.
Una pieza trascendental, ene el cumplimiento de esta magna tarea, fue la promulgación de una nueva virtud de la cual se entregó el poder supremo a la civilidad en las fechas y formas preestablecidas y plebiscitadas.
El Plan será publicado obligatoriamente en la página Web de la e ntidad contratante dentro de los quince (15) día s del me s d e ene ro de cada a ño e intero perará con el p ortal COMPRASPUBLICAS.
El muy bellaco era de paladar delicado. Los sentenciados respondieron rotundamente: «La disyuntiva es tal, señor alcalde, que preferimos la ene de palo».
El ene­migo abandonó la mayor parte de las Provincias, concentrándose en Oruro, mientras que el Ejército patriota disciplinaba nume­rosos cuadros para atacarlo.