encumbrado

(redireccionado de encumbrada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con encumbrada: embrollones, fermentad

encumbrado, a

1. adj. Que está elevado o en un alto las encumbradas cimas de la cordillera.
2. Se aplica a la posición social que es muy alta o elevada y a la persona que está en esta posición.

encumbrado, -da

(enkum'βɾaðo, ða)
abreviación
que se encuentra en una posición social o profesional elevada un miembro encumbrado de la sociedad
Sinónimos

encumbrado

, encumbrada
Traducciones

encumbrado

lofty, sublime, towering

encumbrado

elevato

encumbrado

ADJ
1. [persona] → exalted, haughty (pey)
2. [edificio] → towering, high
Ejemplos ?
Porque está, fuera de toda controversia que semejantes dioses no podían dar ni aun el reino de la tierra, por sólo el especioso título de ser ellos dioses grandes y soberanos; siendo estos dones tan viles y despreciables, que no se dignarían cuidar de ellos, viéndose en tan encumbrada fortuna, a no ser que digamos que por más que uno, con justa razón, vilipendie, considerando la fragilidad humana, los caducos títulos del reino de la tierra, estos dioses fueron de tal calidad, que parecieron indignos de que se les confiase la distribución y conservación de ellas, no obstante de ser correspondiente a su alta dignidad encomendárselas y ponerlas bajo su custodia.
Mas, mientras llega el postrimero día, de tus justicias el rigor tremendo tal vez recuerdos suyos nos envía: como cuando al ruinoso terremoto mandas, que desalado de repente llega con sordo subterráneo estruendo, cubriendo el alma de pavor ignoto: el suelo como el mar se hunde y levanta; el polvo entenebrece el aire todo; de la cima a la planta, cual gigante beodo, tiembla y vacila la encumbrada torre; huye del muro y suspendido techo y a las plazas y campos rauda corre, en confuso tropel, la triste gente, que, de espanto amarilla, y con rápida mano hiriendo el pecho, dobla en tierra la trémula rodilla: O como cuando sueles recorrer los espacios celestiales en tu ligero reluciente coche que arrebatan sonantes vendavales, tus alados prestísimos corceles.
Lánguida brisa de campestre aroma bullir entre los árboles se oía y allá del monte en la encumbrada loma el manantial de la fecunda fuente pag.256 brillar al lejos con su luz se vía, por un peñasco al resbalar pendiente.
Así andaban las cosas por el Lacio, con lo que fluctuaba el héroe troyano en un mar de cuidados, llevando ya aquí, ya allí su pensamiento, sin acertar a fijarle en parte alguna; no de otra suerte la trémula luz del sol o la imagen de la radiante luna, cuando reverbera en las aguas de un jarrón de bronce, revolotea, iluminando todos los contornos, chispea en los aires y va a herir los artesones de la encumbrada techumbre.
Y el saludo que él recibió fue el más amable que un joven pudiera esperar de una damita que no perteneciese a una encumbrada familia o hubiese bailado más de una vez con él.
Y si la flor por acaso Crece en un áspera piedra En un carcomido muro, O de un tronco en una grieta Y alli libre y encumbrada Su forma al aura presenta (82) Y la estremece vagando Sutil el aura y risueña..., ¡Oh!
Tiende la vista a la encumbrada peña donde el Astur su independencia adora; mira de Cristo a la triunfante enseña despavorida la falange mora: mira humillada la soberbia isleña ante la ibera hueste vencedora: el abatido orgullo de la Francia, los abrasados techos de Numancia.
Y confortado con esta idea, venció los últimos obstáculos y se encontró por fin en la cima más encumbrada de la inaccesible montaña, más arriba de las nubes y de los nidos de las águilas.
¡Bien en tan fiero desigual combate lo probasteis, ilustres campeones del honor de la patria y sus derechos, que a la muerte opusisteis vuestros pechos y caísteis al pie de los cañones! ¡Y tú, Gálvez heroico, de Libertad amante inmaculado, que en tan alta encumbrada jerarquía pereciste lidiando cual soldado!
¿Por qué? Quizá porque más venturosa que todas, encumbrada a merced de amorosa Unión sería. ¡Oh, aunque repetida, nunca bastantemente bien sabida merced, pues ignorada en lo poco apreciada parece, o en lo mal correspondida!
Capricho de ricos nuevos, nostálgicos de su prosapia servil que al fin se encontraba encumbrada en la propiedad que sus tatarabuelos nunca hubieran podido poseer en los antiguos regímenes.
A quien corresponde tal preeminencia, es, sin duda, al doctor Joaquín Salazar y Lozano, así porque a él débense los más difíciles preparativos y mayores esfuerzos, como por su encumbrada posición social y egregias prendas de servicio en la vida ciudadana.