encubierta


También se encuentra en: Sinónimos.

encubierta

s. f. Ocultación delictiva de una cosa serás acusado de la encubierta de ese fraude. encubrimiento

encubierta

 
f. Fraude, ocultación dolosa.
Sinónimos

encubierta:

estafaajuste, fraude,
Traducciones

encubierta

fraud

encubierta

SFfraud
Ejemplos ?
- Gestión sindical de las contrataciones temporales para evitar las represalias a los elementos combativos y la explotación flagrante de los trabajadores temporales. - Lucha contra la mendicidad encubierta y canalizar y organizar a los parados para que su potencial sea eficaz.
Nuestro predecesor, de feliz recuerdo, León XIII, procuró oponerse enérgicamente, de palabra y por obra, a este ejército de tan grandes errores que encubierta y descubiertamente nos acomete.
Este sueño es la realización, descuidadamente encubierta, del deseo de pasar por un médico de grandes ingresos, y recuerda la conocida historia de aquella muchacha, a la que se aconsejaba rompiera con su novio, hombre colérico, que seguramente la maltrataría después de casada.
Y maravillándose todos de todas las cosas que hacía, dijo á sus discípulos: 44 Poned vosotros en vuestros oídos estas palabras; porque ha de acontecer que el Hijo del hombre será entregado en manos de hombres. 45 Mas ellos no entendían esta palabra, y les era encubierta para que no la entendiesen; y temían preguntarle de esta palabra.
33 Y después que le hubieren azotado, le matarán: mas al tercer día resucitará. 34 Pero ellos nada de estas cosas entendían, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se decía.
SOLDADO.- Por esto solo merecía ser querida esta mujer, pero, debajo deste pundonor, tiene encubierta la más mala condición de la tierra: pide celos sin causa, grita sin porqué, presume sin hacienda, y, como me ve pobre, no me estima en el baile del rey Perico; y es lo peor, señor juez, que quiere que, a trueco de la fidelidad que me guarda, le sufra y disimule millares de millares de impertinencias y desabrimientos que tiene.
En ti, casi desnudo deste corporal velo, y de la asida costumbre roto el ñudo, traspasaré la vida en gozo, en paz, en luz no corrompida; de ti, en el mar sujeto con lástima los ojos inclinando, contemplaré el aprieto del miserable bando, que las saladas ondas va cortando: el uno, que surgía alegre ya en el puerto, salteado de bravo soplo, guía, apenas el navío desarmado; el otro en la encubierta peña rompe la nave, que al momento el hondo pide abierta; al otro calma el viento; otro en las bajas Sirtes hace asiento; a otros roba el claro día, y el corazón, el aguacero; ofrecen al avaro Neptuno su dinero; otro nadando huye el morir fiero.
Mas ya que el desseo y voluntad de servir, a todos en esto haga conformes, allende la ventaja que cada uno puede hazer, ay una muy gran differencia no causada por culpa de ellos : sino solamente de la fortuna : o mas cierto sin culpa de nadie, mas por sola voluntad y juizio de dios : donde nasce que uno salga con mas señalados servicios que penso, y a otro le suceda todo tan al reves, que no pueda mostrar de su proposito mas testigo que a su diligencia : y aun esta queda a las vezes tan encubierta, que no puede bolver por si.
De ti mi ser en murmullos solidarios se levantó despierto al alba –navegación ferviente– tras las ondas agitadas de la atmósfera encubierta...
Oh Sol, ojo del cielo, que con tu alta mirada todo lo abarcas en el ancho suelo; ¿Región alguna ignota y apartada, isla alguna desierta miras, aún negada a la humana codicia y encubierta; Ángulo ves de nuestro globo donde la ventura se esconde con el dulce Contento y el Reposo?
triste reina destronada, que lloras decepciones, reclinada en tumbas mil y mil; perdida diosa, que cobijas doquier bajo tus alas de mártires sin fin la helada losa; arcángel sin ventura, que la pálida faz, en tus cabellos tristemente encubierta, abates, y con ellos lágrimas de ignominia enjugar quieres, ¿por qué bajaste al corazón del hombre a encarnarte a su anhelo, si eres visión fantástica sin nombre, si eres la peregrina de este suelo?
Como dichas publicaciones anuncian las fuentes oficiales de su origen, debemos admitir que existe en estudio de la Excelentísima Junta de Gobierno, aquel atentatorio proyecto y aunque nos asiste la seguridad de que no ha de merecer su aprobación, no podemos dejar silenciada nuestra voz de protesta y condenación por la maniobra encubierta que representa y cuyas consecuencias funestas habrán de perjudicar más el prestigio del actual Gobierno, que a la vitalidad invencible de nuestro partido político.