Ejemplos ?
-La veréis joven, ardiente, poética, exaltada; mas luego, volviendo a su verdadero estado de mujer anciana, acabará por deciros suspirando: «¡Cómo han mudado los tiempos!» Saliendo por la puerta llamada de Triana, seguiréis dos calles de árboles que conducen a los Malecones, que son unas gradas elevadas para precaver la ciudad de las inundaciones del río, cuando éste sale de madre. Pasados aquéllos, encontrareis una llanura llamada el Arenal, de donde sale el puente que conduce a Triana.
Respecto á las montañas, desembarcad en el cabo de Buena Esperanza, y encontrareis una cadena de montañas que reina de mediodia á norte hasta el Monomotapa.
Despertad de una vez, americanos, que esa calma funesta en que jamás se produjeron los hechos heroicos, ni las concepciones del genio, es ya para vosotros un veneno mortal; abrid los ojos y veréis que a vuestra sombra, que con vuestras armas se sacrifican los ciudadanos virtuosos, se os forman nuevas cadenas y se abre, por fin, el abismo en que va a sepultarse la patria y sus esperanzas; buscad por todas partes la libertad, la ley, la justicia, y por todas encontrareis aquel mismo ídolo que pisasteis orgullosos, ese fiero despotismo que, lanzando de una mano la proscripción, la venganza y la muerte, toma con la otra un trono extranjero que pretende fijar en la capital para que asegure sus crímenes y vuestra esclavitud perpetua.