encogerse de hombros

Traducciones

encogerse de hombros

shrug, to shrug

encogerse de hombros

pokrčit rameny

encogerse de hombros

trække på skuldrene

encogerse de hombros

mit den Achseln zucken

encogerse de hombros

αψηφώ

encogerse de hombros

kohauttaa olkapäitään

encogerse de hombros

hausser les épaules

encogerse de hombros

slijegati ramenima

encogerse de hombros

肩をすくめる

encogerse de hombros

어깨를 으쓱하다

encogerse de hombros

schouderophalen

encogerse de hombros

trekke på skuldrene

encogerse de hombros

wzruszyć ramionami

encogerse de hombros

encolher os ombros

encogerse de hombros

rycka

encogerse de hombros

ยักไหล่เพื่อแสดงความไม่สนใจหรือไม่ทราบ

encogerse de hombros

omuz silkmek

encogerse de hombros

nhún vai

encogerse de hombros

耸肩
Ejemplos ?
La Doctora Melfi, que tenía sus sospechas, le pregunta a Tony que si la personalidad de Gloria e Irina le "recuerda a otra mujer" en referencia a su madre Livia. Tras una larga pausa, Tony agita levemente la cabeza y se limita a encogerse de hombros.
Del mismo modo, Adán Markovitz de la misma publicación elogió a la canción «fuera de balance, las armonías, antes de señalar que es exactamente el tipo de riesgo de Género-que revienta que pocas otras estrellas del pop actuales, incluso intentaría, y mucho menos salga a la perfección con un no -big-cosa que encogerse de hombros.».
También tiende a encogerse de hombros con las advertencias de Boni (alguien bastante paranoico) y a menudo obliga a Boni a hacer cosas que él no quiere (como ir a pescar).
No debía ignorar Norberto a quién se refería el recado, porque no preguntó, y se limitó a encogerse de hombros, silabeando desdeñosamente: -Bueno; dila que estoy muy ocupao ahora, ¿entiendes?
Rip tenía un método propio de replicar a estos sermones y que ya se estaba convirtiendo en hábito. Consistía en encogerse de hombros, sacudir la cabeza, bajar los ojos y no decir una palabra.
dixo el licenciado, viendo la escarapela; empezaron todos á encogerse de hombros, y á decir, que se rugia cierta cosa; y que aunque no importaba un bledo, bastaba el run run y el qué diran; y que si no se estorbaba, era fuerza que el alguacil llevase una tunda de coces.
Al hacerlo, pareció que tropezaba. Le vimos examinar el bastón con sorpresa, encogerse de hombros y echar a andar. -¿Ha cortado usted el bastón?
La mujer del pastor por medio de la baraja llegó a la conclusión de que las maletas serían halladas dentro del camarote de un hombre rubio, y todos acogieron con sonrisas estas optimistas anticipaciones y Luciano, por toda respuesta, se limitó a encogerse de hombros.
Juan volvió a encogerse de hombros, volvió a rascarse la nunca y sin parar mientes, al parecer, en el aspecto amenazador de su amigo, le contestó: -Pos eso te lo digo poique me parece a mí..., me parece a mí que desde la úrtima vez que estuvo en el lagar el hijo del amo, tu Olores te perdió el poquito de apego que te tenía, y poique antes de embarcarme me encargó la señá Tomasa la de la Umbría que te dijera una cosa...