enciso

enciso

s. m. Terreno adonde salen a pastar las ovejas después de parir.

enciso

 
m. Terreno adonde salen a pacer las ovejas luego de que paren.
Ejemplos ?
Hijo de Juan de Granda y Catalina de Balbín Hevía. Casó en octubre de 1712 en Ujarrás, Costa Rica, con Nicolasa Guerrero Enciso de Hita.
El dramaturgo sevillano Diego Ximénez del Enciso (1585 - 1633) compuso sobre él y sus amores con su alumna y futura esposa blanca, la joven Ana Carleval, la comedia Juan Latino.
Poco después, Ojeda se retiró en un barco a La Española, dejando el establecimiento a cargo de Francisco Pizarro, que en ese momento no era más que un soldado en espera de que llegara la expedición de Enciso.
Antes de llegar la expedición a San Sebastián de Urabá, Fernández de Enciso descubrió a Núñez de Balboa a bordo del barco y lo amenazó con dejarlo en la primera isla desierta que se encontrara.
En 1509, queriendo librarse de sus acreedores en Santo Domingo, Núñez de Balboa se embarcó como polizón dentro de un barril en la expedición comandada por el bachiller y Alcalde Mayor de Nueva Andalucía Martín Fernández de Enciso.
Llevaba consigo a su perro Leoncico, que era hijo de un perro de Juan Ponce de León. Fernández de Enciso se dirigía a socorrer al gobernador Alonso de Ojeda, quien era su superior.
En 1501 Rodrigo de Bastidas explora el territorio y Martín Fernández de Enciso hace la primera fundación de una ciudad europea en el continente americano: Santa María la Antigua del Darién en 1510.
Ciclo de Espejo de príncipes y caballeros o El caballero del Febo. Ciclo de Felixmagno. Ciclo de Florambel de Lucea (Francisco de Enciso Zárate). Ciclo de Florando de Inglaterra.
Aparte del ciclo de Amadís de Gaula, el más popular en España y Portugal fue el de los Palmerines, iniciado con la obra Palmerín de Oliva (Olivia según la primera edición), atribuida a Francisco Vázquez y continuada en español por el mismo Vázquez en Primaleón y al parecer por Francisco de Enciso Zárate en Platir.
La orden de Almarales era que los heridos salieran del baño donde estaban sitiados y que algunos guerrilleros, entre ellos Irma Franco y Clara Elena Enciso salieran.
(Noveno libro de Amadís) (Cuenca: Cristóbal Francés, 1530) Fernando Basurto, Florindo. (Zaragoza: Pierre Hardouin, 1530) Félix Magno, (Barcelona: Carles Amorós, 1531) Francisco de Enciso Zárate, Florambel de Lucea.
Tras la retoma por parte de miembros del Ejército Nacional y la Policía Nacional, Franco logró salir viva del edificio del Palacio de Justicia junto a la también guerrillera Clara Helena Enciso camuflándose entre rehenes liberados y fueron conducidas a la Casa del Florero, donde el Ejército identificaba a rehenes y coordinaba operaciones de retoma.