encinar

(redireccionado de encinares)

encinar

s. m. Terreno poblado de encinas en Extremadura abundan los encinares.
NOTA: También se escribe: encinal

encinar

 
m. Encinal.
Traducciones

encinar

chênes

encinar

SMholm-oak wood
Ejemplos ?
Es de hábito de matorrales aclarados, pedregales. Se encuentra en ribazos, matorrales aclarados, barbechos, pedregales y encinares; pisos basal y montano.
El suelo está formado por depósitos de las eras secundaria y terciaria de origen marino, donde abundan calizas y dolomías, a veces muy arenosas, con margas y flysch del Eoceno plegados y vergentes hacia el sur. En su vegetación destacan los bosques de hayas y pinos royos junto a quejigos, robles peludos, encinares y carrascales.
En las sierras podemos observar extensos encinares, como al oeste de Calamocha, mixtos en ocasiones por la presencia de ejemplares de quejigo, en las partes más bajas de los piedemontes.
Por todo el término hay numerosas cuevas, deshabitadas en su mayor parte, y un gran número de encinares, de gran valor medioambiental son las encinas centenarias del llamado «Monte Ocaña» en la parte sur del término municipal.
En los altos pueden encontrarse pequeños bosques de pinos mediterráneos. También hay enebros y restos de viejos encinares, junto con sinfín de arbustos y plantas aromáticas.
La evolución sería Quercea Kercea Kercia Cerza Zarza. Otro dato a favor de esta hipótesis serían los espesos encinares conservados en las cercanías del municipio.
¡Adiós, tierra de Soria; adiós el alto llano cercado de colinas y crestas miliares, alcores y roquedas del yermo castellano, fantasmas de robledos y sombras de encinares!
¡Qué importa un día! Para los nuevos lares estepas hay en la floresta umbría, leña verde en los viejos encinares. Aún larga patria espera abrir al corvo arado sus besanas; para el grano de Dios hay sementera bajo cardos y abrojos y bardanas.
los señores de Masriera, en recuerdo de una expedición al Pardo ¡Encinares castellanos en laderas y altozanos, serrijones y colinas llenos de oscura maleza, encinas, pardas encinas humildad y fortaleza!
Mientras que llenándoos va el hacha de calvijares, ¿nadie cantaros sabrá, encinares? El roble es la guerra, el roble dice el valor y el coraje, rabia inmoble en su torcido ramaje; y es más rudo que la encina, más nervudo, más altivo y más señor.
Ya bajo el sol que calcina, ya contra el hielo invernizo, el bochorno y la borrasca, el agosto y el enero, los copos de la nevasca, los hilos del aguacero, siempre firme, siempre igual, impasible, casta y buena, ¡oh tú, robusta y serena, eterna encina rural de los negros encinares de la raya aragonesa y las crestas militares de la tierra pamplonesa...
Pasaban a su vista los páramos castellanos, ya los encinares, ya los pinares; contemplaba las cimas nevadas de las sierras, y viendo hacia atrás, detrás de su cabeza, envueltas en bruma las figuras de los compañeros y compañeras de su vida, sentíase arrastrado a la muerte.