encerrona

(redireccionado de encerronas)
También se encuentra en: Sinónimos.

encerrona

1. s. f. Estratagema con la que se obliga a una persona a hacer una cosa que no quiere me prepararon una encerrona y tuve que dimitir. celada, trampa
2. Retiro o encierro voluntario durante algún tiempo con un fin determinado aún me acuerdo de tu encerrona cuando preparabas las oposiciones.
3. JUEGOS Jugada de dominó con la que se cierra el juego cuando todavía los jugadores tienen muchas fichas.
4. TAUROMAQUIA Lidia de toros sin público.

encerrona

 
f. fam.Retiro voluntario.
Celada, emboscada.
En el juego del dominó, el cierre cuando los tantos que quedan en la mano son muchos.
fig.En determinadas oposiciones, exámenes, etc., aislamiento obligatorio para la preparación del ejercicio.
Sinónimos

encerrona

sustantivo femenino
Traducciones

encerrona

dilemma

encerrona

SF
1. (= protesta) → sit-in
2. (= trampa) → trap
preparar a algn una encerrona (fig) → to lay o set a trap for sb
Ejemplos ?
El burdel emblemático de Chimbote se divide en tres secciones: el salón rosado, el salón blanco y el corral, siendo el primero de mayor jerarquía, donde atienden prostitutas extranjeras (como «la Argentina»), y el último el de nivel más bajo, donde se ofrecen mujeres pobres, mayormente de origen andino y selvático. En ese ambiente ocurren grescas entre los visitantes, peleas con las mujeres, encerronas, borracheras, sadomasoquismo, etc.
Así también el 30 de septiembre de 1915, en una de las muchas encerronas en solitario que protagonizó, se le concedió por vez primera en la Real Maestranza de Sevilla y tras una inigualable faena, la oreja del toro Cantinero de Santa Coloma (inaugurándose así dicha costumbre), en parte por el recuerdo de su magistral actuación el día anterior ante un toro de Miura.
En los años venideros, sus encerronas en Madrid, con motivo de la Beneficencia, donde salió de nuevo a hombros, Zaragoza en 1994 y Valladolid en 1995 le consagrarían definitivamente como figura del toreo.
Al verle ir y venir, y encerrarse para trabajar, y después correr con el producto de sus encerronas a casa de quien había de pagárselo; siempre activo, siempre afable, siempre lleno de la realidad ambiente, de la vida que se le imponía con toda su seriedad, pero no tristeza, nadie, y menos sus amigos, y su mujer y sus hijos, hubiera adivinado detrás de aquella mirada franca, serena, cariñosa, una pena, una llaga.