encarnado

(redireccionado de encarnada)
También se encuentra en: Sinónimos.

encarnado, a

1. adj. Que se personifica.
2. adj./ s. m. Del color rojo, del color de la sangre o de las amapolas se le pusieron encarnadas las mejillas por la vergüenza que pasó. colorado
3. Del color de la carne.
4. s. m. ARTE Color de carne que se da a las estatuas.

encarnado, -da

 
adj.-m. De color de carne.
adj. Colorado (de color rojo).
m. Color de carne que se da a las estatuas.
Sinónimos

encarnado

, encarnada
adjetivo
Traducciones

encarnado

airelle, incarnat

encarnado

florid, incarnate, red

encarnado

المتجسد

encarnado

ADJ
1. (Rel) → incarnate
es la sencillez encarnadait's simplicity itself
2. (= rojo) [color] → red; [tez] → ruddy, florid (pey)
ponerse encarnadoto blush

encarnado -da

adj (uña, etc.) ingrown
Ejemplos ?
De que no seáis mujer no me lo podéis negar, pues por las ventanas de vuestras orejas se vee esta verdad bien clara; y habéis andado descuidada en no cerrar y disimular esos agujeros con alguna cera encarnada, que pudiera ser que otro tan curioso como yo, y no tan honrado, sacara a luz lo que vos tan mal habéis sabido encubrir.
Y para vencer toda vacilación en el ánimo del acobardado mancebo, aquella mujer, alma de demonio encarnada en la figura de un ángel, dio un salto como la pantera que se lanza sobre una presa y estampó un beso de fuego en los labios de Fortunato.
Las flores de esta guirnalda, que mi indigna frente ilustra, porque son sangre de Adonis, entretejidas de murta, serán la ofrenda este día ya que la belleza usurpan al iris de tres colores: encarnada, verde y rubia.
Ahora bien: la idea de encontrar un camino marítimo para la India no nació en la mente del marino genovés, sino que tenía un origen muy antiguo, y estaba encarnada, por decirlo así, en todos los matemáticos del siglo XV.
«¿Quién te mete en ser laurel? no es mejor cuarenta veces salirte al prado encarnada que estarte en el prado verde. «No hay sino vivir, y ser apacible con las gentes, y quédese lo severo para un turco matasiete.
Tal es el estribillo de su romance. A orillas del gran Belt -dice el viento- se levanta un antiguo castillo señorial, con macizas murallas de greda encarnada.
El Armero una pistola, sables cruzados, y el Sillero una cuchilla de mano. Casaca corta, pantalón forro y solapa azul, cuello y chaleco blanco vuelta encarnada, botón amarillo, sombrero sin galón.
Una estrella de torcal de seda encarnada, de siete rayos, y de dos pulgadas de diámetro, bordada en la manga de el brazo derecho, y en el mismo sitio que las divisas de los cabos.
Tenía su amante, como le tiene toda hermosa y gran princesa: entró un día su padre en su aposento y cogió al amante con el rostro encendido y los ojos que como dos carbunclos resplandecían, y la princesa también con la cara muy encarnada.
que vertiendo quejas, me esquivas tu dulce miel; en vano de una te alejas si ves que miles de abejas poblando van el verjel. ¡Ay de la rosa encarnada, que en su seno de carmín niega a una abeja la entrada!
¡Cuantas conspiraciones, cuantas tramas, que gasto de ingenio y fuerza hicimos para luchar contra la fatalidad, encarnada a nuestros ojos en el portero, colgado de la cuerda maldecida!
El de las mujeres, de saya de percalina azul sobre el refajo de bayeta encarnada, jubón de paño oscuro, mantilla de franela negra con anchos ribetes de panilla, media azul y zapatos de paño negro.