Ejemplos ?
Julián dispuesto a encararse con el desconocido acompañante de la Susana y después de unas breves escenas de unos y de otros tiene lugar el dúo de la famosa habanera concertante cantada por los novios: De nuevo se aprecia vocabulario de la época: «vestido chiné», vestidos de alegres colores, cuando lo más corriente era el negro o el blanco.
Lo dramático y mítico fue encararse con la hazaña que al día siguiente el santo o imagen ya no estaba en su habitación, lo cual le nació la inquietud de buscarlo alrededor de su casa y también entre sus vecinos, sorprendida quedó cuando al ir a buscarlo al sitio del cual lo había tomado lo hallase emplazado en la misma área del hallazgo, situación que la llevó a tomar la dedición de llevarlo ante un párroco católico hasta la parroquia hondureña de San Benito jurisdicción del corpus.
Solitario, pasota, sin conceder demasiadas explicaciones sobre las cosas que hace. Ha recibido sanciones por parte de la Liga por encararse con aficionados o por no atender a la prensa.
Además, sus dos jefes de estado mayor, von Krismanić y von Henikstein, alentaron su pesimismo y renuencia a encararse con el enemigo.
Mientras tanto, el Royal Sovereign seguía estando muy detrás. El comandante italiano decidió encararse con el Warspite e hizo que sus dos acorazados tomaran posiciones.
Buffy también es forzada a encararse con el llamado Trío, de los cuales sus crímenes tontos se irán tornando más oscuros mientras la temporada avanza.
Luthor no quería ceder a nadie el placer de matar a Superman y además necesitaba quitar la pila de kriptonita a Metallo para construir con ella un anillo que mantuviese a raya a Superman en caso de encararse con Luthor.
Juliana aprovecha para poner en ridículo a Valentín, y encararse con Delfina, la cual recalca su voluntad de casarse con Valentín.
Siguiendo a Eve hasta el tejado, Aya aniquila a otra horripilante criatura antes de encararse con su némesis, en ese momento Eve revela que Maya era la Eve original, para desconcierto de Aya.
Tras encararse con su hermano Agamenón, le reprocha que ha faltado a la promesa que hizo de hacer traer a su hija y que ello no es propio de alguien que pretende ser el jefe de todos los aqueos porque de esa manera permitirá que el príncipe troyano se salga con la suya.
Suárez era perfectamente consciente de la importancia que para el conjunto de la Democracia española tenía encauzar la "Cuestión Vasca", enfrentarse a sus problemas y poder encararse con el terrorismo etarra (que se estaba convirtiendo en el principal lastre de la Transición Española); pero antes debía desmontar el aparato del Estado Franquista.
No la dulcificó el viejo marinero cuando la sardinera volvió a encararse con él; antes bien, cargó de nubes el ya tempestuoso cariz de su entrecejo, y por toda respuesta a tantas preguntas y declamaciones, largó a su vecina, a quemarropa, con la voz de un cañonazo, esta sola palabra: -¡Bribona!