encabar

(redireccionado de encabada)

encabar

(Derivado de cabo < lat. caput, cabeza.)
v. tr. Poner el mango a una herramienta u otro instrumento.

encabar

 
tr. Poner cabo o mango [a una herramienta].
Ejemplos ?
El escudo heráldico del municipio fue aprobado por el Gobierno de Canarias por Orden de 16 de marzo de 1987, siendo su descripción la que sigue: «Escudo partido; primero, de plata, el pino de sinople; segundo, de gules, una espada de plata encabada de oro y un banot guanche, colocados en aspa y cargados, en situación de palo, de una rama de olivo de plata.
En la actualidad se cree que los de mayor valor estético fueron confeccionados principalmente como regalo o adorno para estancieros acaudalados, ya que el facón del gaucho era una pieza austera y funcional, generalmente encabada en asta, hueso, madera o cuero, todos elementos que encontraba en la naturaleza o en sus tareas habituales.
En campo de gules, una espada de plata en alto encabada de oro, acompañada de seis bezantes de oro colocados en dos palos de a tres a cada lado.
La descripción heráldica del escudo es la siguiente: Escudo cuartelado, en el primer cuartel, de azur (azul), tres columnas de las ruinas de un templo romano de oro, colocadas dos y una que es el escudo de Ciudad Rodrigo; en el segundo, de azur, cinco abejas de oro puestas en sotuer que es de Béjar; en el tercero, de plata, cinco torres de oro mamposteadas de sable (color negro) puestas en sotuer que es de Peñaranda de Bracamonte; y en cuarto de plata, una pluma de gules y una espada de plata encabada de oro colocadas en souter, superadas por la Cruz de San Antón de azur que es de Vitigudino.
Para los alumnos fue siempre una terrible y misteriosa adivinanza, cómo aquella cabeza de hombre pudiese estar encabada en "una cosa tan chiquita que ni cuerpo de cristiano parecía"; pues el bulto que presentaba bajo las delgadas mantas esta pobre humanidad de "El Tullido" por antonomasia, no era mayor que el de un rapazuelo de ocho años.
Traía la güesamenta muy lavada, y en la mano derecha la desjarretadera encabada en un palo negro muy largo, y tan brillosa y cortadora que s'enfriaba uno hasta el cuajo de ver aquéllo!