enaguas

Traducciones

enaguas

spodnička

enaguas

underkjole

enaguas

Unterrock

enaguas

alushame

enaguas

jupon

enaguas

podsuknja

enaguas

sottogonna

enaguas

アンダースカート

enaguas

속치마

enaguas

onderrok

enaguas

halka

enaguas

underkjol

enaguas

กระโปรงชั้นในผู้หญิง

enaguas

jüpon

enaguas

váy mặc trong

enaguas

衬裙
Ejemplos ?
-Pos bien -continuó Currita con voz risueña-, viendo el Toneles que no hacía caso empezó a trabajar con las de Caín, y me sortó tres o cuatro palomos de los de mejor casta der barrio, y yo, que me comí la partía, empecé a repicar a quéa, y la de los Chícharos me regaló un par de botas a la Imperiala y un corte de vestío y dos pares de enaguas blancas que, de finas que son, paecen de tó menos de muselina morena.
Tampoco creía en el cuento que su madre le decía: -Escúchame, hijita, como tengo costumbre, cierto día estaba en el TEOCALLI, la casa de la energía creadora, cumpliendo con mis obligaciones de barrerlo, cuando cayó del cielo una madeja de plumas azules muy hermosas; yo me agaché a recogerlas y traté de mirar de dónde procedían, pero como nada lograba, se me hizo fácil guardarla debajo de mis enaguas.
-preguntábale la segunda a la primera al par que subía una liga sin tener que faltar al recato debido, o sea, sin arremangarse la crugiente falda de percal ni las limpísimas enaguas.
-Es claro, esa muchacha es de suyo vistosa y arrogante; después, tiene unas manos divinas para cortar y coser, y hace un vestido de baile aunque sea de unas enaguas...
Y engullida la humilde pitanza a la luz de la candileja de petróleo, velaba la señorita hasta las dos de la madrugada, volviendo patas arriba sus pingos, transformando el redingote en fígaro, el sombrero de campana en chambergo, lavando los guantes, almidonando un tantico el volante fru-fru de las enaguas...
El señor Sobrino y Minayo, a pesar de la mitra, era aficionado a la camorra; y tanto que la armó y gorda por poner en vigencia una ordenanza de Felipe II, la cual disponía que las hembras de enaguas airadas vistieran, para no ser confundidas con las honestas damas, de paño pardo con adornos de picos; de donde, por si ustedes lo ignoran, les diré que tuvo origen la fase andar a picos pardos.
Escupía en el suelo, tiraba los cigarros sin mirar, manoseaba las prendas, se ponía las enaguas bromeando, se probaba los camisones.
-Para ver a Pepilla hay que verla cosiendo en su guardilla -pensaba el padre-, cosiendo en su guardilla, en verano, en enaguas, con un pañuelo de percal al cuello, la camisilla algo descotada, sudando gotitas muy menudillas por el finísimo cuello...
-repúsole la Picarona; y, encogiéndose desdeñosamente de hombros después, continuó-: Pero por mí, que colee jasta que se le caiga el rabo. No será fijamente ese gachó el que a mí me quite los núos de las enaguas blancas ni el que me arruge la chapona.
Pero todas las mañanas, al dejar las ociosas plumas el esposo, una vocecita dulce y aflautada le daba una orden terminante, aunque sonase a gorjeo: -¡Ponte mis enaguas, querido Nicolás!
¡Ponte aprisa mis enaguas! Infaliblemente, la cara del enfermo se descomponía; sordos reniegos asomaban a sus labios..., y la orden se repetía siempre en voz de pájaro, y el hombre bajaba la cabeza, atándose torpemente al talle las cintas de las faldas guarnecidas de encajes.
A todo esto, la polka había atravesado ya la frontera, y se establecía entre nosotros, no como un huésped, sino como un conquistador. Recordarán ustedes que había sombreros a la polka, y pantalones a la polka, enaguas a la polka y hasta natillas a la polka.