en voz alta

Traducciones

en voz alta

out, aloud, loudly

en voz alta

à voix haute, bruyamment

en voz alta

hlasitě

en voz alta

højt

en voz alta

laut

en voz alta

ηχηρά

en voz alta

äänekkäästi

en voz alta

glasno

en voz alta

大声で

en voz alta

큰 소리로

en voz alta

luid

en voz alta

høyt

en voz alta

głośno

en voz alta

громко

en voz alta

högt

en voz alta

อย่างเสียงดัง

en voz alta

yüksek sesle

en voz alta

ầm ĩ

en voz alta

大声地
Ejemplos ?
Orso, vencido, cayó de rodillas, y golpeándose el pecho empezó a acusarse en voz alta de sus pecados; porque Jesús, fiel a su promesa, acababa de nacer en aquel corazón más oscuro que el abismo infernal.
¡Cómo es posible tanta estupidez en dos personas sensatas! Ahora no disimulan más, y hablan precipitadamente en voz alta de mí; pero, no sé por qué, no puedo entender una palabra.
Y aquí el prefecto, sacando un memorando, nos leyó en voz alta un minucioso informe de la carta, especialmente de la apariencia externa del documento perdido.
Cerca del Senado vio pasar a Spurinna, y acordándose de su pronóstico, le dijo en voz alta: "Spurinna, hoy son los idus de marzo"; y Spurinna le respondió: "Hoy son, pero no han pasado".
El bisabuelo escuchaba con ojos brillantes cuando Federico hablaba o leía en voz alta acerca del progreso de las ciencias, de los descubrimientos de las fuerzas naturales, de todo lo notable que ocurría en nuestra época.
En esta composición he cantado el poder y la grandeza de este personaje, pero debe usted prometerme solemnemente que no lo revelará a mi marido ni a nadie. Lea en voz alta para que yo pueda oírla, suponiendo que pueda descifrar mi escritura.
Al fin se puso de pie y tendió la mano a Juan, pues había acertado. Sin mirarlo, dijo en voz alta, con un suspiro: -¡Desde hoy eres mi señor!
¿No acabaría nunca de caer? - Me gustaría saber cuántas millas he descendido ya - dijo en voz alta-. Tengo que estar bastante cerca del centro de la tierra.
- ¡Ojalá estuviera aquí Dina con nosotros! - dijo Alicia en voz alta, pero sin dirigirse a nadie en particular-. ¡Ella sí que nos traería al Ratón en un santiamén!
- se dijo Alicia para sus adentros. - De la seta - dijo la Oruga, como si la niña se lo hubiera preguntado en voz alta. Y al cabo de unos instantes se perdió de vista.
El general le dirigió una respetuosísima invitación, expresando su deseo de entablar amistad. El hombre se sonreía, seguro de sí, mientras formulaba la invitación; habló en voz alta y clara.
Allí estaba el maestro Arqueles Vela con su emotivo contagio por la vida y por el arte; José Vizcaíno Pérez con su entusiasta impulso para el armónico desenvolvimiento apasionado de nuestra personalidad a partir de una práctica del lenguaje en todos los ámbitos de la vida y Moisés Jiménez Alarcón envolviéndonos con su lectura en voz alta tras descubrir en la biblioteca la resonancia de voces inmortales adormecidas en las páginas de libros que amorosamente reconstruíamos en nuestra mente y soñábamos algún día acaso reescribir.