Ejemplos ?
Cual en el vértice de un aéreo monte, perlúcido, un río brolla de su musgosa piedra, el cual, cuando desde un inclinado valle en picado llegó rodando, por mitad su camino transita de un denso pueblo, 60 dulce alivio para el viandante cansado en su sudor, cuando el grave estío los abrasados campos quebraja; e igual que en un negro tornado lanzados unos navegantes, más lenemente soplando un aura favorable les viene ya cuando su plegaria de Pólux, ya de Cástor han orado: 65 tal fue para nos de Alio el auxilio.
Procris era, y en medio sosteniendo de su pecho su herida: “¡Ay de mí!”, clama. La voz cuando fue conocida de mi fiel cónyuge a su voz en picado y amente corrí.
“Los arrebataré, y no he de tolerar que queme 540 el fuego devorador de los bosques partes y miembros míos.” Tronó mientras tal decía la diosa, y al trueno secundarios con saltarín granizo cayeron graves borrascas, y el aire, y henchida de súbitas embestidas la superficie, los Astreos turban y marchan a los combates los hermanos, 545 de entre los cuales la nutricia madre, de las fuerzas de uno solo sirviéndose, rompió las retenidas de estopa de la flota frigia y lleva las naves en picado y en medio de la superficie las sumerge.
Cierto munícipe mío quiero que de tu puente vaya en picado al lodo, por cabeza y pies, pero donde, de todo el lago y el pútrido pantano, lividísima y máximamente es profunda la vorágine.
240 Mas su padre, como desde el alto recinto visibilidad buscaba, sus ansiosas luces consumiendo en asiduos llantos, en cuanto divisó de la tiznada vela los lienzos, en picado, de los riscos desde el vértice, a sí propio se lanzó, perdido creyendo por un despiadado hado a Teseo.
No pude, y no, si pudiera, tan perdidamente la amaría: pero tú, con Tapón, todo monstruosidad lo haces. 105 Méntula se empeña en ascender el Pipleyo monte: las Musas con horquillas en picado lo arrojan.
Acentuada esta situación en los últimos años, hemos asistido al descenso de la movilización y organización de los trabajadores, al desencanto potenciado por el descrédito cada vez mayor de los organismos sindicales predominantes que, hasta ahora, sólo han reportado a los trabajadores una caída en picado de su nivel adquisitivo, y la pérdida de su seguridad en el puesto de trabajo.
Mas Faetón, con llama devastándole sus rútilos cabellos, rodando cae en picado, y en un largo trecho por el aire 320 va, como a las veces desde el cielo una estrella sereno, aunque no ha caído, podría que ha caído parecer.
Le enseña cómo deba hacer, si quiere que suba o que en picado a caer venga, o cómo en línea recta se acelere, o haga punta, o quieto se sostenga; y en cuanta arte un caballero adquiere con un corcel, porque al montar convenga, maestro por el aire se consuma Rogelio del corcel que tiene pluma.
Por esta época su popularidad llegó a ser mayor que la de ningún otro líder conservador en la historia. Pero no tardó en caer en picado.
Finalmente, le fue devuelta la capitalidad a Valencia. Desde esa época la prosperidad de Orihuela cayó en picado. La pérdida de su castillo, la independencia en 1737 de Alicante, Elche, Monforte, Jijona, Villajoyosa, Agost, Busot, San Juan y Muchamiel de su provincia, formando la de Alicante, fueron las principales causas de su desplome.
Durante los primeros meses Calvo Sotelo consiguió mejorar la valoración del gobierno respecto de la época final de Suárez, pasando del 26% al 40% pero a partir del otoño de 1981 cayó en picado debido a la sensación de «giro a la derecha» que provocaron algunas de sus decisiones —como el nombramiento de Carlos Robles Piquer al frente de RTVE— y sobre todo a la creciente desunión de UCD, pues por un lado el sector crítico democristiano encabezado por Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Oscar Alzaga se acercó a Alianza Popular y por el otro el sector socialdemócrata se aproximó al PSOE —su líder Francisco Fernández Ordóñez abandonó el gobierno y la mayoría de los diputados de esta tendencia se pasaron al grupo mixto en noviembre de 1981—.