en aquellos tiempos

Traducciones

en aquellos tiempos

in those days
Ejemplos ?
Una secta se había albergado allí, en aquellos tiempos, que invocaba a unos seres que procedían de los abismos ignorados de la noche.
Fuimos severos y en ocasiones hasta la crueldad; pero esa severidad era necesaria en aquellos tiempos para la existencia y progreso de la nación.
El misterio de los dulces ojos aterciopelados y tristes eran el misterio de mis melancolías en aquellos tiempos, cuando fuí galán y poeta.
No me dejaban un momento de reposo. Andaba yo hecho un petimetre en aquellos tiempos, siempre muy tieso y almidonado. Tenía además un calzador y un peine, que jamás utilicé.
Por una parte, las fuentes históricas que se escribieron en aquellos tiempos, son totalmente parciales y mantienen una visión euro centrista; hay que entender, quienes y por qué escribieron “su” historia; aun los informantes en calidad de vencidos, no informaron fehacientemente a sus vencedores; sin contar además, con los problemas del idioma y la posibilidad de entender del mundo y de la vida, que hasta la fecha sigue siendo diferente a la Occidental y nos es difícil entenderla.
No olvidemos la etimología de la palabra gramática: Lo relativo a la letra, a lo escrito y su comentario, ni sus reminiscencias mágicas: Todas las escrituras son divinas. En aquellos tiempos lo parecían, pero hoy, la teoría del texto, la narratología, la semiótica, la psicología cognitiva, trascienden las intertextualidades.
El telégrafo en aquellos tiempos casi no existía; en la actualidad tenemos una red telegráfica de más de cuarenta y cinco mil millas.
Yo digo que en aquellos tiempos los reyes se morían hasta de piojos (RISAS) —creo que hay el caso de un rey que murió de algo parecido—, y hoy tiene el hombre todas las ventajas que ha puesto el hombre, los sabios, los inteligentes, los que han producido para la humanidad, que han puesto al mundo en condiciones —de tal forma ha progresado en el orden técnico—, que si lo organizamos un poquito justamente en lo social, puede tener hoy el más humilde lo que no tenía un rey.
Piñas fundado por el Bachiller Juan de Loayza, ha pasado a la Historia como una especie de leyenda, porque no han quedado ni vestigios de esa hazaña heroica en aquellos tiempos, en que la naturaleza era, a todo trance, indómita y rebelde en ceder paso, ni siquiera a un metro de civilización, menos a permitir se yerga un pueblo con fisonomía humanizada y culta.
Pero una vez hallado el desafío, se apresuraron los reyes y los pueblos, visto que era cosa buena, a erigirlo en ley, y por espacio de muchos siglos no hubo entre caballeros otra forma de enjuiciar y sentenciar que el combate. El muerto, el caído era el culpable siempre en aquellos tiempos: la cosa no ha cambiado por cierto.
La tierra machaleña, pasajeña y santarroseña se veía privada involuntariamente dar hospedaje a los que llegaban con la resolución de establecerse y pertenecer como hijos adoptivos. En aquellos tiempos y cuando aún la campaña antimalárica no llegaba para redimir la salud de los pueblos, a lo largo de las sabanas, de los ríos y de los bosques inundados, rondaban los jejenes, zancudos, manta blanca, trompetilla, anofeles, lambiojos y la turula, este último con la particularidad de chupar la sangre y arrojarla inmediatamente.
En efecto, los colonizadores hasta entrada la colonia trajeron a sus mujeres a vivir a la Nueva España, insistimos México era un lugar transitorio para enriquecerse y regresar a “la civilización”. En aquellos tiempos los indígenas eran considerados como animales y la supuesta superioridad de la raza blanca estaba fuera de cualquier duda.