enérgico

(redireccionado de enérgica)
También se encuentra en: Sinónimos.

enérgico, a

1. adj. Que tiene energía, fuerza y decisión es un hombre vital y enérgico. fuerte, decidido
2. Se aplica a lo que produce un contundente efecto nadie replicó su enérgica respuesta. débil

enérgico, -ca

(e'neɾxiko, -ka)
abreviación
1. persona que tiene y obra con fuerza y vigor un luchador enérgico
2. débil que denota energía y vigor recibir un ataque enérgico
Traducciones

enérgico

énergique

enérgico

energico, vibrato

enérgico

نشطة

enérgico

energický

enérgico

energisk

enérgico

ขะมักเขม้น

enérgico

ADJ [persona] → energetic, vigorous; [gesto, habla, tono] → emphatic; [esfuerzo] → determined; [ejercicio] → strenuous; [campaña] → vigorous, high-pressure; [medida, golpe] → bold, drastic; [ataque] → vigorous, strong; [protesta] → forceful
realizó su protesta de manera enérgicahe made his protest forcefully
ponerse enérgico con algnto get tough with sb
Ejemplos ?
d) Evitar abusos y arbitrariedades en contra de los arrendatarios, solicitando a la Procuraduría Federal del Consumidor su enérgica intervención para garantizar los derechos y prerrogativas de los arrendatarios de todo tipo de viviendas populares en las zonas afectadas y solicitar al Ministerio Público Federal que en carácter de representante social, oriente y asesore a los inquilinos residentes en las áreas afectadas por el sismo, contra acciones ilegales o arbitrarias de los arrendadores.
Yo pido la colaboración principalmente a las gentes jóvenes de mi país para esta labor tranquila, continua, a sus horas enérgica, violenta cuando fuere menester, dedicada al estudio de los problemas nacionales, a la articulación detallada de una porción de masa nacional a la cual no ha llegado todavía la acción de los partidos políticos — de las villas y lugares, sobre todo, de los labriegos.
Estos años postreros habían segado las últimas filas de los hombres que actuaron en los tiempos anteriores a la Restauración y eran para nosotros como supervivientes de una época que nos parecía más heroica, más enérgica, de mayor frenesí espiritual, sobre la cual había venido luego un diluvio de corrupción, cinismo y desesperanza.
El Congreso Pacifista de todos los trabajadores libres del mundo, significará las más enérgica y universal reprobación de los falsos principios de libertad que se invocan para encubrir las finalidades especulativas de los capitanes de industria, que sólo piensan en la acumulación de riquezas y percepción de cuantiosas utilidades, mediante el apoderamiento de los recursos naturales y de las fuentes de riqueza de los pueblos débiles.
Corresponde á los Jefes que mandan las divisiones territoriales, la sobrevigilancia enérgica y constante de los cuerpos puestos bajo sus órdenes; la observancia de los reglamentos de policía, de disciplina, de administración y de instrucción militar, cuidando con eficaz empeño de todo lo que interesa al bienestar del soldado.
¿Cree usted asegurado el porvenir de esta nación bajo instituciones libres?" Bien valía la pena de haber venido desde Nueva York hasta el Castillo de Chapultepec, para contemplar la expresión del héroe en este momento; sus ojos se encendieron con la llama del patriotismo, de la fuerza, del genio militar y del profeta. "El porvenir de México está asegurado -dijo con voz enérgica-.
Insta a los Estados a que lleven a cabo sin demora y a fondo investigaciones exhaustivas e imparciales sobre todos los actos de racismo y discriminación racial, y que persigan de oficio los delitos de carácter racista o xenófobo, cuando proceda, o promuevan o faciliten los procedimientos pertinentes instruidos respecto de los delitos de carácter racista o xenófobo, a que garanticen que se dé alta prioridad, de forma coherente y enérgica, a las investigaciones penales y civiles y al enjuiciamiento por los delitos de carácter racista o xenófobo y a que garanticen el derecho a la igualdad de trato ante los tribunales y todos los demás órganos de administración de justicia.
Casualmente decaído en mis manos esta carta que proviene de Cincinnati, para vender una triste -iba a calificar de manera más enérgica- revista sobre economía.
Un nuevo embarazoso silencio sucedió al breve diálogo, silencio que fue Pedro el primero en romper, diciendo a la muchacha con acento suplicante: -Qué, ¿me das, por fin, u no me das el escapulario? Sostuvo aquélla la mirada con retadora expresión, y -No, no te lo doy -le repuso con voz enérgica-.
El facultativo, con su ingenuidad acostumbrada, aseguró que del balazo de la frente nada había ya que temer, gracias a la enérgica y saludable naturaleza del enfermo, en quien no quedaba síntoma alguno de conmoción ni fiebre cerebral; pero su diagnóstico no fue tan favorable respecto a la fractura de la pierna.
Y vio asimismo que a la cabeza de los soldados, y aun de los oficiales y jefes, se distinguía por su enérgica y denodada actitud y por las ardorosas frases con que los arengaba a todos, un hombre como de cuarenta años, de porte fino y elegante, y delicada y bella, aunque dura, fisonomía; delgado y fuerte como un manojo de nervios, más bien alto que bajo, y vestido medio de paisano, medio de militar.
Su misma sonrisa confiada era la de sus labios. Era su misma enérgica figura la que se deslizaba adherida a la pantalla. Y a veinte metros de él, era su misma mujer la que estaba bajo los dedos del amigo íntimo...