empuñar

(redireccionado de empuñaron)
También se encuentra en: Sinónimos.

empuñar

(Derivado de puño.)
1. v. tr. Coger o sujetar un objeto por el mango o la empuñadura empuñaba un arma blanca.
2. Coger una cosa abarcándola con la mano.
3. Obtener un empleo o un cargo empuñó aquel puesto durante diez años.
4. Chile Cerrar la mano para presentar el puño.

empuñar

 
tr. Asir por el puño [una cosa].
Asir [una cosa] abarcándola con la mano.

empuñar

(empu'ɲaɾ)
verbo transitivo
soltar coger algo con la mano cerrada empuñar una daga
Traducciones

empuñar

grip, to grasp, grasp, snatch, subsume

empuñar

impugnare

empuñar

VT
1. (= coger) → to grasp, clutch
empuñar las armasto take up arms
empuñar el bastónto take command
2. (Cono Sur) [+ puño] → to clench
3. (Andes) (= dar un puñetazo a) → to punch
Ejemplos ?
En esta versión se cuenta cómo Eulalia, junto al resto de las mujeres se ocultaron en una celda de la casa, cuando Chamberlain les informa que la Casa Fuerte estaba por caer en manos de las fuerzas españolas; las mujeres empuñaron las armas y salieron a luchar.
Richard puede "bailar con los muertos", lo que significa que siente los sentimientes y los conocimientos de todos los que empuñaron la espada de la verdad antes que él, estos instintos tuvieron como resultado la derrota por parte de Richard de 30 maestro de armas Baka Ban Mana.
Estos dioses se parecen a los seres humanos, no sólo en la apariencia y personalidad, sino que exhiben muchos comportamientos humanos que se utilizaban para explicar los fenómenos naturales, la creación, y los acontecimientos históricos. Los dioses se enamoraban, casaban, tuvieron hijos, libraron batallas, empuñaron armas y montaron caballos y carros.
En vez de hacerlo, algunos de ellos, quizá movidos por el temor de que los socialistas, más numerosos, asaltasen el establecimiento, o por simple odio, subieron al segundo piso, empuñaron unos rifles que tenían dispuestos, y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra sus rivales, que ya se alejaban.
En Pradejón, fueron muchos los pradejoneros que se alistaron por voluntad propia, aunque hubo otros que empuñaron las armas por miedo a represalias, sobre todo los alistados en el Tercio Sanjurjo, unidad en la que 50 pradejoneros quedaron encuadrados desde septiembre de 1936.
Puntulchara Gradientes y empinadas faldas que ofrecen una vista sugestiva y panorámica con su grandiosa vegetación, es uno de los lugares más valiosos y pintorescos de Huanta, que representa una verdadera reliquia histórica y un orgullo para los huantinos, pues aquí los bravos y valientes Iquichanos, pelearon como fieras en diferentes épocas, midiendo con orgullo sus toscas y primitivas armas, que empuñaron con indescriptible valor y heroísmo con las poderosas fuerzas militares, encabezados por los más notables militares veteranos de nuestra independencia, que después llegaron a la Presidencia de la República con los grados de Generales y Mariscales.
En el caso de Pradejón, fueron muchos los voluntarios de derechas que se alistaron en el bando sublevado por verdadera convicción, pero también fueron bastantes los que empuñaron las armas sublevadas por miedo a represalias.
Mucho más duro fue el combate en la Puerta del Pilar, puesto que de la compañía que la tomó por asalto solo sobrevivieron el capitán, un cabo y catorce soldados, pero al final las tropas de Castejón pudieron entrar por ese lugar. Empezó entonces una cruenta represión, fusilando a todos los que empuñaron un arma contra las tropas sublevadas.
Las tropas de Mutsuhito avanzaron contra el Castillo Aizuwakamatsu en octubre de 1868, donde los hombres del Clan escogieron sus mejores armaduras, se perfumaron el pelo, compusieron un pequeño poema-testamento que llevarían consigo en la batalla, fijaron el símbolo de su familia en el peto de su armadura para hacerle honor durante la batalla hasta el momento de su muerte, las mujeres empuñaron la naginata, los jóvenes y niños los yari.
¿quién me encontrarías tú entre las antiguas, de las que empuñaron el cetro, que haya reunido juntas en las empresas de altura estas tres cosas: un grande ánimo para emprenderlas, constancia para terminarlas y juntamente el decoro de la pureza?
Los religiosos en Navarra fueron mayoritariamente activos a favor de la sublevación, no solo en sus mensajes, sino que incluso algunos también empuñaron las armas.
Ni las condiciones físicas, ni la edad, fueron condicionantes para el reclutamiento, con constancia de combatientes de quince años e incluso de una persona coja de ambas piernas. Durante los tres años de guerra empuñaron las armas por el bando sublevado más de 16.000 requetés y unos 6.500 falangistas.