empeine

empeine

(Derivado del lat. pecten, peine, por comparación con la ramificación ósea de los dedos de los pies.)
1. s. m. ANATOMÍA Parte superior del pie, entre su unión con la pierna y los dedos.
2. Parte del calzado que cubre la zona superior del pie.
3. Casco o uña del caballo.

empeine

(Del lat. in, en + pectiniculum, vello del pubis.)
s. m. ANATOMÍA Parte baja del vientre, entre las ingles.

empeine

(Del bajo lat. impedigo.)
1. s. m. MEDICINA Impétigo, enfermedad del cutis, que lo pone áspero y encarnado y causa picazón.
2. BOTÁNICA Hepática, planta herbácea de flores azuladas o rojizas.

empeine

  (del l. pectine, pubis)
m. Parte inferior del vientre entre las ingles.

empeine

  (del l. antepedinum, parte anterior del pie)
m. Parte superior del pie entre la caña de la pierna y el principio de los dedos.
Parte de la bota desde la caña a la pala.

empeine

  (del l. impetigine)
m. pat. Enfermedad del cutis que cursa con picazón.
bot. Hepática (Marchantia polymorpha), cuyo gametofito es un talo acintado con ramificación dicótoma que se aplica al sustrato.

empeine

(em'pejne)
sustantivo masculino
1. anatomía parte superior del pie entre la pierna y los dedos Tenía el empeine muy alto.
2. parte del calzado que la cubre El empeine de las botas era de gamuza.
3. anatomía parte baja del vientre, entre las ingles el empeine del vientre
Traducciones

empeine

arch, groin, instep

empeine

tomaia

empeine

vrist

empeine

SM
1. [de pie, zapato] → instep
2. (= vientre) → groin
3. empeines (Med) → impetigo sing
4. (Bot) → cotton flower

empeine

m. instep, arched medial portion of the foot.

empeine

m instep, top of foot; (ingle) pubic area; (tiña) ringworm
Ejemplos ?
Llevaba siempre unas fuertes botas, que tenían en la punta dos pliegues gruesos torciendo hacia los tobillos mientras que el resto del empeine continuaba en línea recta, estirado como si estuviera ep la horma.
Cuando ambos héroes se hallaron frente a frente, Patroclo arrojó la lanza, y acertando a dar en el empeine del ilustre Trasidemo, escudero valeroso del rey Sarpedón, dejóle sin vigor los miembros.
Al verlos derribados por el suelo, compadecióse el gran Ayante Telamonio; y deteniéndose muy cerca del enemigo, arrojó la pica reluciente a Anfio, hijo de Selago, que moraba en Peso, era riquísimo en bienes y sembrados, y había ido —impulsábale el hado— a ayudar a Príamo y sus hijos. Ayante Telamonio acertó a darle en el cinturón, la larga pica se clavó en el empeine, y el guerrero cayó con estrépito.
Fray Gómez arrancó una página de un libro viejo, dirigiose a la ventana, cogió con delicadeza a la sabandija, la envolvió en el papel, y tornándose hacia el castellano viejo le dijo: -Tome, buen hombre, y empeine esta alhajita; no olvide, sí, devolvérmela dentro de seis meses.
El rey Agamemnón acertó a darle un bote en el escudo, que no logró detener el dardo; éste lo atravesó, y rasgando el cinturón, clavóse en el empeine del guerrero.
Y mientras éste quitaba al cadáver del valeroso Agástrofo la labrada coraza, el versátil escudo de debajo de la espalda y el pesado casco, aquél disparo y el tiro no fue errado; la flecha atravesóle al héroe el empeine del pie derecho y se clavó en tierra.
Si frente a frente midieras conmigo las armas, no te valdría la ballesta ni las abundantes flechas. Ahora te alabas sin motivo, pues sólo me rasguñaste el empeine del pie.
Dijo, y blandiendo la ingente lanza, acertó a dar en el escudo liso de Areto, que no logró detener a aquélla; atravesólo la punta de bronce, y rasgando el cinturón se clavó en el empeine del guerrero.
Este, pues, embistió con la beata, ella en sus movimientos se desata: él se procura asir con fuerte mano y su giro burlar, pero fue en vano, que al choque impetuoso el árabe rijoso se sintió vacilante, y reculando perdió su dirección allí luchando. Empeine con empeine compitieron, el choque repitieron, y al golpe la erección del moro bravo vino a quedar en un moco de pavo.
Su cinturón era un cordón de grandes borlas, y sus pequeñas pantuflas de color granate tenían un manojo de cintas anchas, que se extendía hasta el empeine.
Las medias eran de las mejores de seda filipina y los zapatos de cordobán de lustre, a doble suela, con estrellita de oro sobre el empeine.
El fraile, de su mal compadecido, la dijo: -Hermana, tenga por perdido el tiempo que se aplica asquerosos emplastos de botica, pues sé por experiencia que cuando se endurece una dolencia el remedio mejor para curarla es tratar de ablandarla metiendo aquella parte dolorida en paraje caliente: yo creo que en su cuerpo halle cabida para que el panadizo se reviente introduciendo el dedo en el bujero que bajo del empeine está primero.